Ahorrar no necesariamente tiene que ser una tarea complicada, de hecho, es posible hacerlo desde casa sólo aplicando algunos cambios en la manera en que hacemos las cosas. Muchas veces hacemos compras o adquirimos productos que no necesitamos y sin saberlo le sumamos gastos a nuestro presupuesto.

Por eso, es importante reconocer qué estamos haciendo mal y cuál es la manera correcta de ahorrar dinero. Esto es ideal si están pensando en invertir en algún negocio o simplemente darte un gusto, quizá el próximo viaje en vacaciones.

Pero no le demos más vueltas al asunto, veamos algunas maneras de ahorrar dinero en la casa:

1-Reduzcan los gastos en servicios

No es tan solo una cuestión ecológica, aunque no hay que negar que es muy importante. Pero, controlar el despilfarro de electricidad, puede ayudarles a reducir al menos 12% los gastos en la factura. Por eso, cuando estén en casa eviten dejar los aparatos eléctricos encendidos o conectados a una toma de corriente y aprovechen la luz solar lo más que puedan.

Reduzcan también el consumo de agua, cerrando el grifo mientras no lo estén utilizando o instalen limitadores de caudal en la boca del grifo para regular la cantidad de agua que utilizas. Recuerden que solo en un minuto se gastan al menos unos 10 litros de agua, imagina cuantos consumes en una ducha de 20 minutos.

Usen agua fría en vez de caliente. El calentador de agua equivale a un cuarto del consumo energético en una vivienda. Por eso, si no requieren realmente una ducha caliente, usen el agua fría que además de ahorrarles dinero es saludable para su piel. Evidentemente, en los meses de invierno no queda otra opción que usar el calentador.

Pero ¿sabían que las bombillas eficientes consumen hasta 80% menos energía que las bombillas tradicionales, e incluso su vida útil es entre 10 y 15 veces mayor? Es cierto que pueden resultar algo costosas, pero, si lo que queremos es ahorrar, esta es una inversión que vale la pena hacer. Pues, estarán comprando un producto que les va a durar mucho más tiempo y que va a consumir menos energía. ¡No se olviden de apagar la bombilla cuando no la usen!

También ajusten la calefacción, ya que está demostrado que por cada grado que le agregan o le restan sobre los 20ºC están sumando entre un 5 y10% más a su factura. Si no están en casa, pueden apagar la calefacción o regularla de manera que no consuma tanta energía. Los termostatos digitales suelen ser de gran ayuda.

Cuando llegue el invierno, no tapen los radiadores y eviten vestirse con poca ropa, mejor usen algo abrigado y controlen la temperatura de la calefacción.

Y revisen su factura telefónica, porque si cuentan con teléfono fijo y casi nunca están en casa o no lo usan, no tiene sentido que lo tengan. Igual sucede con los planes Premium de TV e internet. En el mercado hay distintas tarifas, escojan la que más se adapte a ustedes y recuerden que solicitar estos servicios por separado les saldrá más costoso.

2-Equipen bien su casa

Siguiendo el hilo con el tema de los servicios, muchas veces en los hogares existen perdidas de energía considerable en relación a la calefacción y el aire acondicionado porque no se tienen unas buenas ventanas. Si tienen ventanas del tipo corredizas, de aluminio sin rotura de puente térmico, tienen que saber que están sumando gastos.

Este tipo de ventanas hace que se escape toda la energía (Calor/Frío) y, por lo tanto, que sumen más gastos a su factura. Por eso, lo mejor es contar con ventanas PVC, que hacen que las temperaturas se conserven dentro de la casa gracias a su sistema de aislamiento y no se escape su energía/dinero. Aunque si bien estas ventanas pueden resultar algo costosas, es una inversión que les puede ayudar a reducir hasta un 70% tus perdidas.

A sus ventanas nuevas pueden sumarle unas persianas aislantes que cuenten con un sistema RolaPlus, que no sólo hará juego con las ventanas, sino que también les ahorrará mucho dinero, porque el airé no se filtrará a través de sus persianas.

Otro punto importante son los electrodomésticos, ya que, hay algunos que consumen más energía que otros y, para ahorrar dinero, es necesario que cuenten con los más eficientes. Aquellos que tienen en su etiqueta “clase A” suelen ser los mejores y, mientras más positivos tenga seguido de la A, mejor será su funcionamiento. Claramente, sabemos que renovar sus electrodomésticos puede ser costoso, sin embargo, si lo ven a largo plazo, se estarán ahorrando más de 600 $ en electricidad.

Pero, si ya cuentan con buenos electrodomésticos, entonces es hora de usarlos eficientemente. No los dejen encendidos o conectados a la toma de corriente más de lo necesario. Y, si van a usar el horno, aprovechen el calor residual para cocinar otras comidas.

En este sentido, es importante que sepan que el frigorífico es, por mucho, el electrodoméstico que más energía consume. Por eso, la mejor manera de utilizarlo es ubicarlo en un lugar fresco y alejado de las fuentes de calor. Para que mantenga regulada su temperatura, no lo abran con tanta frecuencia, ya que esto reduce al menos un 7% de la temperatura. Igualmente, eviten guardar alimentos calientes dentro, un acto muy común que no solo consume más energía, sino que podría estropearlo.

Al frigorífico agréguenle la secadora de ropa y tendrán muchos ceros en su factura. Si no necesitan la ropa en ese preciso momento, mejor no usen este electrodoméstico. Dejen sus prendas secar al sol, tardará un poco más pero les ahorrará dinero. De igual modo, usen el microondas, que les ahorra entre 60 y 70% de energía y además es mucho más rápido que el horno.

Asegúrense de que en las instalaciones de su casa no existan fugas de gas, agua o electricidad y realiza una revisión al menos cada 5 o 10 años. Así no se llevarán sorpresas.

3-Planifiquen sus gastos mensuales

Revisen en qué están gastando su dinero y vean si les resultan rentables las compras que hacen. Al inicio de cada mes, realicen un presupuesto donde incluyas la cantidad de ingresos y gastos que tienen. Así sabrán a dónde se está yendo su dinero.

Una vez que hayan estudiado sus finanzas, seguramente habrán notado todos los gastos innecesarios que efectúan, y de los que claramente ahora pueden prescindir. Tabaco, alcohol, dulces, salidas, todas estas son compras innecesarias que no sólo te hacen gastar más, sino que también le hacen daño a tu salud.

De igual forma, eviten las compras impulsivas. Antes de comprar, pregúntense si realmente vale la pena tener ese producto, estudien la relación precio-calidad o utilidad. Recuerden también que, comprar barato no significa obtener cosas de baja calidad, sino aquellas que se adapten mejor a sus finanzas. Cuidado, que lo barato algunas veces sale más caro.

Si no saben qué comprar, realicen una lista en casa en relación a las cosas que te hacen falta y, una vez en la tienda, escojan aquellas que se adaptan a su presupuesto. Compra la cantidad que realmente necesiten, para que no tengan perdidas de comida, y aprovechen las ofertas y descuentos, ya sea por temporada o utilizando cupones.

El second hand es más que una moda, es una buena manera de ahorrar dinero. Si necesitan hacer sus compras, vayan a una tienda de segunda mano y escojan los productos que crees que podrían servirte. Hay una gran variedad para elegir, desde ropa, libros, artículos de bebé, muebles y mucho más.

También, pueden optar por hacer sus compras en internet, verán que se pueden ahorrar un montón con las ofertas en línea.

4-Hecho en casa

Una buena manera de ahorrar energía mientras cocinan es utilizando el calor residual de la placa o utilizando sartenes que no dejen escapar el calor. También les ayuda picar los alimentos antes de cocinarlos, así tardan menos en cocinarse y por lo tanto ahorran energía. Preferiblemente, cocinen varios platos al mismo tiempo y usa el microondas.

Preparen su propia comida para el trabajo y eviten comer en restaurantes o en el bar de siempre. Es mucho más sano y económico que prepares un tupper con tu almuerzo.

Aprovechen al máximo los alimentos y no desperdicien nada. Otra efectiva manera de ahorrar es creando un huerto en casa, donde pueden cosechar sus propias especias o verduras. Es mucho más saludable y barato que comprarlas en la tienda.

Muchas veces, cuando algo se estropea y creemos que no tiene arreglo, simplemente lo tiramos a la basura y, aunque algunas veces es inevitable, es probable que estemos botando nuestro dinero. Antes de tirar algo a la basura, revisen si puede ser reparado o reutilizado.

Esta opción aplica para las baterías recargables, las bolsas de compra, los envases de vidrio y hasta cajas de cartón. Usen su imaginación y denle un nuevo uso a aquello que pensabas botar.

5-Transporte

El transporte público siempre será más económico porque se estarás ahorrando combustible, estacionamiento y, sobre todo, tiempo. Si no es estrictamente necesario, usen el transporte público en vez de su carro y verán cómo sus gastos se reducen.

Ahora, si tienen que usar el auto obligatoriamente, traten de no llevar un exceso de peso y conduzcan a una velocidad constante. Aprovechen y compartan su carro con un amigo y dividan los gastos, se pueden ahorrar hasta un 75% más que si viajan solo.

También pueden optar por algo más saludable: caminar o andar en bicicleta siempre serán las mejores maneras de transportarse y hacerle bien a la salud al mismo tiempo.

Bonus: Cultura financiera

Si tienen niños, pueden enseñarles a ahorrar su dinero. Es importante que aprendan que todo tiene un valor y que para conseguir dinero tienen que trabajarlo. Motívenlos a que se ganen su mesada o el juguete que quieren si realizan actividades en la casa, como cortar el césped o lavar los platos.

Finalmente, si quieren ahorrar dinero, entonces no duden en poner en práctica todos estos consejos que Rompe Precio trae para ustedes.

ACERCA DEL AUTOR

Alexandra Sánchez

Psicóloga, apasionada por las letras y la lectura. Disfruto escribiendo historias entretenidas y cautivadoras, así como encontrando nuevas maneras de ahorrar y emprender.