Llega la vuelta a clases, es hora de reunir todos los artículos escolares: desde la ropa, el bolso, lápices, cuadernos. La emoción hace que preparen con ansias la goma de borrar que usarán, aunque sepan que probablemente la perderán después de un mes. Y esa emoción se convierte en nervios mientras observan como la cuenta bancaria va vaciándose cada vez más. Pero, no hay nada que puedan hacer al respecto, todo lo que compran es increíblemente necesario. Bueno, estamos aquí para decirles que, sí, son necesarios, pero sí pueden prevenir este drástico gasto anual. Es más, tienen muchas opciones que quizá no habían pensado antes. Para eso estamos nosotros, ¿no? Si están entre la espada y la pared, o más bien, la mochila y la billetera, sigan leyendo nuestras soluciones prácticas para estos tiempos difíciles.

¿Cómo pueden ahorrar en artículos escolares?


1) Re-usen los del año anterior

En primer lugar, podrán aprender a cuidar los materiales que ya tienen. Al finalizar un año escolar, guarden todo lo que quedó en una caja, la que puede sacar al comienzo del siguiente, y tener ya lápices, crayones y otros diversos artículos listos para emprenderse en un nuevo semestre. Y, si son padres con varios hijos, los libros y la ropa que vayan dejando los más grandes, podrá ser heredados por los menores. También pueden contactar a otros familiares, quienes preferirán entregarles este tipo de cosas antes que botarlos o guardarlos para que acumulen polvo. No duden en llamarlos, pues puede ser una ayuda mutua.

2) Compren usado

Busquen en sus ciudades por tiendas que se enfoquen en este tipo de ventas, donde pueden conseguir muchos artículos a un precio más bajo que comprar nuevo, y, si consiguen adueñarse de alguno de buena calidad, este podrá durar más de lo que esperaban en un inicio, a pesar de que es usado. Sólo les aconsejamos que estén pendientes, ya que revisar y verificar el buen estado en que se encuentren es esencial en este tipo de tiendas, y que la calidad es más importante que la marca, ya que estas dos no siempre están relacionadas. Si no las encuentran, y el problema son libros de texto actualmente existen muchos <u>sitios web</u> que se encargan de distribuir estos a los que los necesiten, y los pueden encontrar baratos.

3) Investiguen por precios

Puede que necesiten explorar un poco por librerías del vecindario, ya sean pequeñas o franquicias más grandes, encontrando las mejores opciones y calidad. Deben recordar <u>ajustarse al presupuesto</u> que tengan, por eso si observan que en un lugar el precio se excede, no lo compren inmediatamente, y tómense el tiempo de buscar otro lugar donde esté más barato.

Acá es cuando aprovechamos para enseñarles que el Internet está rodeado de tiendas virtuales donde conseguir ofertas de todo tipo. Por ejemplo, en <u>nuestra página</u> puede encontrar diferentes artículos escolares para niños y niñas a un precio menor que en las tiendas físicas.

4) Compra comunitaria

Si no son los únicos que tienen este problema, o más personas de la comunidad quieren cortar gastos en esta situación, una compra comunitaria es una buena idea. Organizándose, se pueden dividir las actividades, ya sea que un grupo sea el que recolecta el dinero, mientras que otro compra los materiales, o como decidan que es mejor. También se pueden apoyar de esta era tecnológica, y aplicar el <u>crowdfunding</u> por Internet, donde existen más de una <u>plataforma</u> específica que los podrán ayudar, haciendo la recolecta más rápida y accesible. Pregunten en las instituciones escolares en las que estén, y estamos seguros que no tardarán en encontrar a personas en la misma situación.

5) Priorizar la durabilidad

Una manera de ahorrar a la larga es, aunque no divierta al momento, el invertir en artículos de buena calidad, así sean un poco caros, su prioridad es que duren el mayor tiempo posible. Denle mayor importancia a los bolsos y las cartucheras, ya que si compran mercancía barata y de calidad baja, puede que estos artículos se dañen antes de terminar el año y terminen gastando más dinero del que hubiesen gastado con uno caro y duradero. La ropa es un tema delicado en esto. Para los que necesiten uniformes, comprar camisas, pantalones y zapatos que no se dañen es importante, pero deben tener en cuenta que si es para niños, es probable que no los vayan a poder usar el año entrante. Busquen un balance dependiendo en cuánto tiempo les va a ser útil cualquier material.

Ahora que tienen este semestre como una nueva oportunidad para ahorrar, y<u> finalizar el año con más dinero</u> en este aspecto, podrán concentrarse en usarlo para cosas que les interesen más. Si son estudiantes universitarios,<u> salgan a divertirse</u> sin preocuparse en los libros de texto famosos por su alto precio. Si son padres, <u>saquen a sus hijos a pasear</u>. Esperamos que puedan aplicar estos tips, y, para cerrar, una cita del filósofo Baruch Spinoza, para que olviden los gastos de los artículos escolares, y recuerden el por qué están gastando en ellos.

La actividad más alta que un ser humano puede conseguir es aprender para entender, porque entender es ser libre.

ACERCA DEL AUTOR

Isabel Rondón

¡Hola! Soy Isabel, una chica venezolana con una pasión por la escritura desde los 14 años. Amo escribir desde novelas (especialmente sci-fi) hasta los artículos que se encuentran en esta página. Espero que les gusten, y quieran seguir leyendo.