Para comprar una vivienda a un precio módico, se requiere que su adquisición se realice de forma cuidadosa. Necesitamos en el proceso emplear nuestras mejores habilidades de negociación, en pro de obtener un mejor precio por el inmueble.

También se requiere atender a una serie de estrategias, las cuales se desarrollan a continuación.

Conseguir una vivienda barata

> Comprar en suburbios

En las periferias de las ciudades los precios de las viviendas suelen ser menores que en su zona central. Igual ocurre con los precios de las viviendas en las ciudades circundantes o satélites, respecto a las principales. Por ello, comprar en el perímetro de la ciudad, o en sus ciudades circundantes, puede significar un sustancial ahorro.

Sin embargo, siempre hay que estar atento a los gastos permanentes que esta decisión genera. Por ejemplo, vivir una ciudad circundante y trabajar en la principal, genera costos de transporte que pueden ser significativos.

Atender los tiempos de venta

Es fácil investigar una propiedad en venta, por ejemplo, consultando los informes del Servicio de Listado Múltiple o MLS. En este caso, hay que estar atento al valor de CDOM o días continuos en el mercado. Igualmente al valor PMP o período de comercialización de la propiedad. Ambos valores son indicadores de cuánto tiempo ha estado la propiedad en venta.

Generalmente, cuanto más tiempo ha transcurrido desde la puesta en venta, más probable es obtener un descuento en el precio. Ello porque el vendedor está más deseoso de finiquitar la negociación y obtener su ganancia. También estará complacido de dejar de cancelar los servicios e impuestos que genera la vivienda durante el tiempo de venta.

Seleccionar ventas por propietarios

Es común que algunos propietarios de viviendas, con la intención de ahorrar dinero, se encarguen personalmente de su venta. Estos casos de ventas podemos encontrarlos en portales especializados, tales como For Sale by Owner y FSBO.com.

Las ventajas de negociar directamente con el dueño son múltiples y beneficiosas. En primer lugar, se evitan los gastos generados por un intermediario, que terminan siendo cancelados por el comprador. También es posible el propietario, por desconocimiento del mercado, subvalore el precio de su propiedad. Por último, al tratar con el dueño, con un poco de habilidad de nuestra parte, podemos negociar un mejor precio.

> Comprar para reparar o culminar

Generalmente las casas que requieren reparación, se venden muy por debajo de su precio en el mercado. Para evaluar correctamente que en este caso el precio nos sea beneficioso, podemos aplicar la llamada regla del 70%. El precio de la vivienda menos los costos de reparación deben resultar inferiores al 70% del precio del mercado.

También es posible localizar en determinadas zonas viviendas en fabricación, cuyos constructores están presentando problemas financieros. En ocasiones, ellos están dispuestos a vender la obra muy por debajo del costo, para evitar una pérdida total. En este caso, es viable adquirir una vivienda parcialmente construida a un estupendo precio.

Es importante estimar adecuadamente los costos de reparación o culminación, lo cual a su vez, requiere de una rigurosa inspección. Luego, necesario contar con la asistencia de un experto en el área, para evaluar el estado actual de la vivienda. Y ayudar a estimar con precisión los gastos requeridos para la adecuación de la misma.

Por otra parte, en ambos casos se requiere que contemos con algunas habilidades para enfrentar la situación. Debemos saber tratar con contratistas, o tener la capacidad de realizar las reparaciones o construcciones por cuenta propia. Si no contamos con ellas, es mejor evitar esta opción.

> Comprar para equipar

Algunas viviendas tienen un precio asequible, debido a que el mobiliario está desactualizado. Por ejemplo, los gabinetes y artefactos de las cocina son funcionales, pero no están a la moda actual. En este caso, siempre que la vivienda en sí esté en buenas condiciones, podemos aprovechar el precio.

La idea es que un futuro mediato, y a medida de las posibilidades del presupuesto personal, procedamos a renovar el mobiliario. O simplemente mantener en uso en mobiliario mientras cumpla su función, atendiendo a los principios de frugalidad.

Concluimos que hay una serie de estrategias que podemos seguir con la finalidad de comprar una vivienda a precio módico. La selección de su ubicación en los suburbios de la ciudad, significa obtener menor precio de venta. Otras estrategias a seguir son negociar directamente con los propietarios y buscar propiedades con mucho tiempo en oferta de venta.

Por último, podemos obtener un menor precio al comprar viviendas que requieren reparación, culminación o remodelación. En este caso, siempre considerando en contraparte, los gastos que la adecuación de la vivienda genera.

También les puede interesar:
>>> Maneras de ahorrar dinero en la casa
>>> Cómo decorar el hogar con un presupuesto corto
>>> Trucos de ahorro energético en el hogar
ACERCA DEL AUTOR

Pedro Alejandro Acosta

Ingeniero y profesor universitario entusiasta de las palabras. Redactor freelancer.