Hay un refrán muy conocido que reza "la primera impresión es la que cuenta". Por ello, es importante que durante nuestro primer día de trabajo, mostremos un comportamiento adecuado a la ocasión. Sobre todo cuando se trata de la primera vez que realizamos una actividad laboral.

Y para iniciar con buen pie los primeros días de trabajo en nuestro primer trabajo, tan solo hay que seguir unas sencillas recomendaciones.

Consejos para comenzar el primer trabajo con buen pie


1) Investigar sobre la organización

Es importante que, antes de acudir al trabajo por primera vez, investiguemos sobre el mismo en Internet. Eso nos dará una orientación sobre cuál es el negocio de la empresa u organización, y su alcance. Si la misma posee página web, conviene revisarla también. Así, posiblemente, se encuentren con indicios de los valores de la organización y les una idea de cómo podrían ustedes ser de mayor utilidad para la empresa.

2) Actuar con seguridad

Es normal que durante los primeros días de trabajo nos sintamos nerviosos e incluso un poco abrumados. Pero no debemos olvidar fuimos seleccionados porque la organización observó en nosotros las capacidades adecuadas para realizar la labor asignada. Es decir, la empresa confía en nuestras capacidades y talentos. Por ello, debemos actuar con la seguridad y convicción de nuestro desempeño en el trabajo.

Los primeros días probablemente nos presentarán a la mayoría de los compañeros de trabajo: superiores, pares y subordinados. Durante la presentación, usaremos un tono de voz firme y hablaremos de forma clara y directa. Emplearemos un apretón de manos fuerte, o el saludo con el brazo al aire, según sea conveniente.

En fin, durante la negociación usaremos nuestra inteligencia emocional en pro de transmitir aplomo y seguridad.

3) Escuchar con atención

En los primeros días de trabajo recibiremos muchas instrucciones e información, por lo que conviene estar siempre atento a las mismas. Pocas cosas causan peor impresión a los superiores que tener que repetir varias veces las mismas directrices.

Al momento de recibir las instrucciones, debemos ver directamente a la cara del emisor. Fijamos la mirada alternativamente en sus ojos y frente. Esto dará señales que estamos siguiendo con atención sus palabras.

4) No asumir responsabilidades sin consultar

La proactividad es sin duda una de las habilidades que más se valoran en el campo laboral. Pero hay que evitar que, por desconocimiento, nos coloque en una situación que puede atentar en contra de nuestro desempeño.

Es posible que al inicio del trabajo tengamos dudas sobre si determinadas actividades están bajo nuestra responsabilidad. Es mejor consultar sobre ello, que asumirla sin aclarar dicha duda.

5) Evitar el aislamiento

Es recomendable hablar con los compañeros de trabajo desde la primera oportunidad. Los descansos brindan una oportunidad para conversar con los compañeros, sobre sus experiencias y expectativas laborales. Es una excelente oportunidad para aclarar las dudas que tengamos relacionadas al trabajo.

6) Mantener el enfoque en el trabajo

Durante los primeros días de trabajo, hay que evitar cualquier distracción que nos desenfoquen de las tareas asignadas. Es importante evitar las charlas a deshoras, a menos por supuesto que se relacionen con actividades laborales. Es mejor colocar el celular en silencio y guardado, olvidándonos de mensajes y redes sociales durante la jornada laboral.

7) Anotar la información clave

Una estrategia con la cual causaremos desde el comienzo una grata impresión, es llevar una agenda (física o electrónica). En ella anotaremos los nombres, cargos y correos de contacto que necesitemos en el trabajo. También las claves de acceso y otras contraseñas que podremos necesitar para realizar nuestra labor. Y lo más importante, escribir las directrices de trabajo iniciales que nos den los superiores.

8) Ser puntual con el horario

Si llegamos tarde a nuestro primer trabajo durante los días iniciales, estaremos cometiendo un error colosal. Lo mejor es estar en la zona de trabajo por lo menos una media hora antes. Y presentarse en lugar de trabajo diez minutos antes de la hora de inicio establecida.

También debemos estar atentos a cumplir con la hora de salida. Es posible que los compañeros con mayor antigüedad salgan antes de lo acordado, pero no por ello debemos hacer lo mismo. Igualmente, debemos respetar los horarios de descanso que tenga la organización.

9) Vestir de forma adecuada

Seguro durante el proceso de reclutamiento o entrevista, pudimos observar el tipo de vestimenta que usan en la empresa. Si es un uniforme u alguna ropa especial de trabajo, no tendremos entonces problema con ello. Pero si hay alguna libertad de elección, debemos vestir de forma tal que no desentone con los compañeros.

10) Preparar un discurso de presentación

El primer día con seguridad seremos presentados a muchos de nuestros compañeros. Conviene entonces preparar una breve alocución, donde indiquemos quiénes somos y qué trabajo vamos a desempeñar. Eso les permitirá hacer una demostración de su seguridad y, al mismo tiempo, que sus compañeros les conozcan.


En conclusión, hay una serie de recomendaciones que nos permiten afrontar apropiadamente nuestros primeros días en el campo laboral. Es importante mostrar una actitud segura, y un constante interés por recibir la información clave requerida para el correcto desempeño. También seguir estrictamente las reglas formales e informales de la empresa, que incluye apego al horario y adecuada vestimenta.

ACERCA DEL AUTOR

Pedro Alejandro Acosta

Ingeniero y profesor universitario entusiasta de las palabras. Redactor freelancer.