Construir una marca no sólo se trata de vender un producto y hacer crecer los números. Es un proceso complejo para los que se embarcan en él, que muchas veces puede fracasar si se toma una decisión errónea. Sin embargo, las marcas que sí han logrado mantenerse a flote, y aún más, llegar a la delantera, comparten cualidades fundamentales para ese éxito. Podemos deducir que las marcas exitosas son:

Innovadoras

La originalidad llama la atención del público. Una marca única que desafía las expectativas y logra proveer un buen servicio, o, más importantemente, un servicio mejor que el de su competencia, es aquella que atraerá clientes leales que seguirán usando o consumiendo lo que se les esté ofreciendo.

Consistentes

Cuando una marca promete un nivel de calidad alto, y específico para el público objetivo al que sirven, es su responsabilidad el mantenerlo. Cumplir con las promesas que declaran es esencial para su supervivencia como negocio. Si cambian o eliminan algo de su imagen o producto que era agradable para su audiencia, esta puede sentir que ya no es el servicio indicado para ellos.

Apasionadas

Si un negocio no ama y confía en lo que hace, el público lo notará. En cambio, si ellos observan como creen en lo que hacen, ellos también creerán. Disfruten el servirles a sus clientes, y los clientes disfrutarán seguir con ustedes.

Inclusivas

Ya se ha demostrado como las marcas populares pueden dar un paso más allá, y convertirse en agentes de cambio. Aquellas que propongan actividades, ya sea de entretenimiento o benéficas, formarán una mejor relación con los consumidores.

Relevantes

Para mantener sus puestos, deben ser siempre relevantes. Esto significa no tenerle miedo al cambio, y estar dispuestos a evolucionar en conjunto con la sociedad. Una empresa debe enfocarse en la actualidad, las necesidades y los pensamientos modernos que envuelven a sus clientes, para que estos puedan estar constantemente identificados y encontrar una manera en la que el producto que ofrecen se amolde a sus vidas.

Líderes

Ninguna empresa podrá continuar en años venideros sin una dirección fuerte, de un líder capaz, quien tenga una visión, sepa qué pasos dar, y a dónde quiere llevar a su empresa, y con todo esto, que sepa cómo poner esto en práctica. No importa la calidad del producto o servicio, si la cabeza al mando no sabe cómo guiar y motivar a su equipo de trabajo ni cómo llevar su mensaje a sus consumidores, todo caerá en consecuencia.

Ambiciosas

Para poder desarrollarse como marca, no deben tenerle miedo a crecer. Las mejores marcas existen por haber persistido ante todo obstáculo, y haber demostrado que su deseo sí era llegar a la cima. Mientras más crezcan, más oportunidades tienen que llevar sus servicios a un nivel más alto, a una audiencia más extensa, y conseguir gradualmente más fama y éxito para la marca.

Los valores que adquieran desde un principio, deben permanecer con ustedes a medida que desarrollan su marca. Saber cómo adueñarse de estas cualidades y aplicarlas a la manera en la que presentan el negocio, será la clave para que las personas se sientan interesadas, y decidan convertirse en valiosos clientes.

¿Les ha gustado este artículo y quieren leer más?
Les invitamos a conocer esas Cosas que se pueden aprender de las mejores marcas del mundo.

ACERCA DEL AUTOR

Isabel Rondón

¡Hola! Soy Isabel, una chica venezolana con una pasión por la escritura desde los 14 años. Amo escribir desde novelas (especialmente sci-fi) hasta los artículos que se encuentran en esta página. Espero que les gusten, y quieran seguir leyendo.