Tener un talento va más allá de saber bailar, cantar o hacer alguna actividad con habilidad y destreza. Tener un talento implica pasión y amor por lo que se hace para hacer de esa capacidad intelectual o aptitud una acción extraordinaria. Muchas personas en el mundo aún no han encontrado su talento y quizá esta sea la razón por la cual aún no han podido alcanzar sus sueños. Es por eso que en este artículo les mostramos algunas formas en las que pueden encontrar eso en lo que son buenos.

El talento y sus consideraciones

Muchas veces creemos que el talento nace de la noche a la mañana, pero la verdad es que está es una habilidad que se va desarrollando con el paso de los años y del mismo modo, requiere tiempo. Algunas personas pueden tardar años en encontrar eso en lo que son buenos, mientras que otras pueden tenerlo claro desde el primer momento. Lo cierto es que el talento muchas veces puede estar en el lugar menos esperado.

Por supuesto, hay quienes la inspiración les brotan de forma instantánea, pero debemos entender que este proceso no siempre es inmediato. Por el contrario, necesitamos de esfuerzo y mucha perseverancia para descubrir nuestro verdadero talento. Y ese proceso implica entre otras cosas poder descubrirnos a nosotros mismos.

Esto no se trata de conocer lo superficial pues para todos es muy fácil saber nuestros datos, lo que a simple vista nos gusta o nuestras creencias. Descubrirnos a nosotros mismos va más allá de todo eso, es prestar atención a la voz interior y conocer nuestra verdadera esencia. Saber quiénes somos y lo que nos motiva a realizar cualquier acción en la vida.

No obstante, el talento no necesariamente está relacionado con una profesión o actividad, así que no tenemos por qué encajar en alguno de ellos. En vez de intentar ser bailarina o artista plástico, mejor deberíamos preguntarnos cosas como: ¿Somos capaces de interpretar las emociones de las personas? O quizá, ¿tenemos habilidades para la comunicación? Y antes de que nos desanimemos, hay buenas noticias, por si no lo sabíamos existen al menos 34 talentos que podemos estar ignorando.

Un talento tiene que hacerlos felices, si están haciendo algo por obligación o porque otra persona lo demande, quizá sea hora que busquen en otro lugar.

Pasos para encontrar nuestro talento

1) No cerrarse

Descubrir nuestro talento puede llevarnos a conocer partes de nosotros que quizá desconocíamos, por lo tanto es importante que no cerrarse a las posibilidades que pueden aparecer en nuestro camino. Prestar atención a los estímulos que nos rodean y aprender a identificar y gestionar las sensaciones puede ayudarnos a encontrar nuestro talento.

Escucharnos, prestando atención a lo que decimos o aquello que sentimos que verdaderamente nos hace feliz. Algunas veces hablamos de un tema con tanta pasión que nos sentimos completamente satisfechos. Puede que en el momento no nos demos cuenta, pero ahí puede estar escondido nuestro talento.

Así mismo, no descartar nada. Muchas veces creemos que porque somos malos en algo, lo seremos siempre y nos damos por vencidos. La frustración puede llevarnos a querer buscar un nuevo cambio en nuestra vida y eso es completamente válido, pero antes de rendirnos debemos tener en cuenta que podríamos estar dejando atrás nuestro verdadero talento.

2) Buscar las señales

¿Pueden recordar eso que amaban hacer desde niños o aquello con lo que soñaban ser de grandes? Muchas veces creemos que el talento es algo que solo puede encontrarse mirando hacia el futuro, pero la realidad es que puede que en el pasado ya hubiéramos encontrado nuestro talento.

Reflexionando sobre las experiencias pasadas, los logros y aquello que nos hizo sentir orgullosos de nosotros mismos, puede revelarnos mucho sobre nuestro talento. En la infancia somos especialmente creativos y nuestros sueños no tienen límites, pero cuando crecemos muchas veces nos vamos haciendo a la idea que esos Sueños son solo fantasías. Por eso es importante que escuchemos a nuestro niño interior, él sabrá guiarnos hacia aquello que tanto nos apasiona.

También podemos hallar las señales en nuestro entorno. Pensemos en aquello en lo que destacamos sobre nuestros amigos o compañeros de trabajo y por lo cual todos nos felicitan. Aquello en lo que somos buenos o podemos hacer sin dificultad de manera natural.

Tengamos en cuenta también aquellos momentos donde hacer algo representó un verdadero desafío y retó nuestras capacidades. Puede que en ese espacio donde no nos sintamos cómodo o donde tengamos que salir de nuestra zona de confort se halle también nuestro talento.

3) Administrar el tiempo

El tiempo es importante y también saber en qué lo usamos. Fijémonos en aquellas actividades a las cuales les dedicamos mayor cantidad de tiempo, ya sea por pasión o por simple gusto. A su vez, motivemonos a realizar cosas completamente nuevas, puede que en un principio no nos sintamos cómodo, pero una vez que lo intentemos no solo aprenderemos algo nuevo, sino que tenderemos claro que nos gusta y que no.

Evitemos limitarnos a nuestras percepciones o creencias sobre las cosas, pues muchas veces estas están sujetas a simples prejuicios o demandas sociales que nos limitan y nos impiden avanzar. Al fin de cuenta, ¿cómo sabremos que algo nos gusta si no lo hemos probado?

4) Desarrollar las habilidades

Si ya encontramos algo en lo que sobresalimos y nos gusta, entonces no nos quedemos con eso. Desarrollemos al máximo esa habilidad, tomando clases, informándonos y animándonos a aprender más sobre eso que tanto nos gusta. El talento es una gran ventaja pero si queremos ser exitosos necesitamos comprometernos con eso que tanto nos gusta para poder ser los mejores.

Muchas veces puede ser complicado descubrir ese gran talento si no podemos identificar en qué somos buenos o lo que nos gusta. Por eso los invito a preguntarse:

  • ¿Qué soñaba hacer cuando pequeño?
  • ¿Qué hago de manera natural y a otros se les complica?
  • ¿Qué es aquello que me apasiona y satisface completamente?
  • ¿Qué es aquello por lo que los demás me felicitan constantemente?

No tengamos miedo a mostrar nuestro talento al mundo, recordemos que algo puede ser muy bueno pero no sirve de nada si se mantiene oculto. Si aún no han encontrado su talento no hay que desanimarse, nunca es demasiado tarde para encontrarlo, la edad es lo de menos.

También les puede interesar:
>> Cómo generar ingresos pasivos por internet
>> Cómo la inteligencia emocional ayuda a los emprendedores
>> Qué es una Startup y cómo pueden animarse a iniciar la suya ahora
ACERCA DEL AUTOR

Alexandra Sánchez

Psicóloga, apasionada por las letras y la lectura. Disfruto escribiendo historias entretenidas y cautivadoras, así como encontrando nuevas maneras de ahorrar y emprender.