Todos en algún momento de nuestras vidas hemos estado en esa situación en donde las deudas nos sofocan a tal punto, que no tenemos idea como responder o a quien acudir para pedir auxilio. Pensamos que simplemente no existe otra salida más que terminar complemente arruinados y en la calle, decirle adiós a todos esos años de trabajo y esfuerzo por conseguir lo mucho o poco que teníamos.

Por suerte, existen formas de solucionar este problema y acabar con las deudas de una vez por todas. Sin embargo, es importante que estemos conscientes que esto no se trata solo de una cuestión de dinero mal administrado, por el contrario, las deudas se relacionan con nuestra manera de actuar y proceder, por eso importante que conozcamos que es eso que estamos haciendo mal y cómo cambiarlo para comenzar a llevar la vida que deseamos.

Una vez que estemos al tanto de esto, es entonces cuando podremos poner en práctica alguna de estas:

Estrategias para pagar las deudas

Lo ideal es que una vez sepamos como aplicar estas estrategias, evitemos en lo posible generar nuevas deudas, de lo contrario el problema se convertiría en un ciclo difícil de romper.

1) Alejarse de la tentación

Una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta es que de las deudas no se sale con más deuda. Por lo tanto, no es recomendable solicitar más créditos con la intención de saldar viejas deudas, esto solo logrará que las cosas se compliquen en proporciones mayores, pues eso significaría que además de las deudas existentes, convendría cancelar el préstamo o crédito solicitado.

Ya aclarado el punto, lo siguiente que debemos hacer es aceptarlo. Es prudente entender la situación en la que estamos envueltos, pues este es el primer paso para poder cambiar la manera en la que actuamos y también poder saldar las deudas pendientes. Algunas veces, por orgullo no queremos aceptar que nos encontramos en ese estado, ya sea por guardar las apariencias o por no querer preocupar a los que nos rodean, pero es un grave error, esta será la única forma de encontrar una solución y retomar el control.

Del mismo modo, hay que evitar realizar compras. Muchas veces adquirimos productos y servicios que no necesitamos, ya sea por impulso o por descuido, así que lo mejor que podemos hacer en esta situación es comprar solo necesario y reducir lo más que podamos los gastos.

2) Investigar

Todos adquirimos deudas en circunstancias diferentes, por razones diferentes y con personas o entidades diferentes, por lo tanto, cada caso será diferente. En este sentido, lo que debemos hacer es investigar para conocer cuales son los plazos para realizar los pagos, el tipo de producto financiero, los ingresos y egresos, el tipo de interés, etcétera. Es decir, identificar todos los detalles referente a la deuda, de esta forma podremos encontrar una situación que se adapte a nuestros requerimiento.

Adicionalmente también podremos conocer de que forma estamos usando nuestro dinero y que es eso que estamos haciendo mal que nos está produciendo deudas.

3) Reducir los gastos

Si contamos con un servicio que realmente no utilizamos, es hora de que pensemos seriamente en descartarlo. Para poder salir de las deudas es importante que hagamos una paralización transitoria de los gastos, por supuesto, esto no quiere decir que no vamos a cancelar los servicios o que vamos a descartar todos. Es cuestión de saber discernir entre aquellos que necesitamos y nos generan gastos mínimos y aquellos otros que no requerimos y los gastos son considerablemente altos.

Una lista puede ayudarnos a establecer nuestras prioridades. Una vez que saldemos la deuda podemos seguir aplicando esta estrategia para no volver a caer en la misma situación.

4) Aumentar los ingresos

Esta es una buena manera de saldar las deudas. Quizá aumentar los ingresos implique dedicar más horas al trabajo o incluso conseguir algún ingreso extra, pero una vez saldemos las deudas veremos que el esfuerzo habrá valido la pena.

Una manera de conseguir más ingresos es usando los momentos libres, como los fines de semana para realizar alguna tarea u oficio que nos permite generar ganancias, ofrecer algún servicio o incluso vender algún producto.

5) Ahorrar

Si consiguen reunir suficiente dinero para pagar las deudas pendientes y les sobra capital, no lo despilfarren gastando en cosas innecesarias o volviendo a los viejos hábitos. Mejor planteense la posibilidad de ahorrar. Aunque sea poco, algo de dinero extra puede ayudar en el momento en que menos lo imaginemos. Por ejemplo, si deseamos invertir en un negocio propio o comprar algo que verdaderamente necesitemos, incluso, si por alguna situación nos encontramos nuevamente ante una deuda, este dinero ahorrado puede ayudarnos a no sentirnos al borde del colapso.

6) Negociar

Puede que en este punto ya se hayan librado de algunas deuda; sin embargo, siempre hay algo más que podemos hacer. Si pese a todo lo anterior resulta casi imposible saldar la deuda, es momento de negociar, buscando un acuerdo que si bien no nos imponga un pago único total, si no uno con cierta flexibilidad en la cual podamos cancelar en un periodo de tiempo considerable. Lo importante es no olvidar que debemos saldar las deudas de manera responsable, haciéndole frente al problema de manera directa.

Está claro que el hecho de estar en deudas nos hace desesperar y no conseguir salidas a la situación, es normal entrar en pánico y pensar que es el fin del mundo; sin embargo, con esa actitud no lograremos nada, solo empeorar todo. Es por eso que lo mejor es reflexionar acerca de la manera en la que actuamos y las razones por las cuales estamos cayendo constantemente en esta situación. Si somos capaces de lograr eso, tenderemos la mitad de la batalla ganada

También les puede interesar:
>>> 9 formas de enseñar a los niños a ahorrar dinero
>>> Aplicaciones gratuitas para llevar un control financiero
>>> Maneras de ahorrar a pesar de los bajos ingresos
ACERCA DEL AUTOR

Alexandra Sánchez

Psicóloga, apasionada por las letras y la lectura. Disfruto escribiendo historias entretenidas y cautivadoras, así como encontrando nuevas maneras de ahorrar y emprender.