Cuando pensamos en una fuente de ingreso, habitualmente lo relacionamos con un trabajo o venta de algún bien o servicio. El trabajo es un ejemplo de un ingreso activo, en el cual percibimos un pago por realizar una actividad. En contexto, al trabajar obtenemos una paga que es proporcional a la cantidad de horas empleadas o el tipo de esfuerzo que se requiera; y si no trabajamos, simplemente no recibimos ingresos porque no hacemos algo por lo que se requiera pagarnos.

Por otra parte, cuando tenemos una cuenta bancaria con intereses, esta genera un pequeño ingreso para nosotros. Esa entrada de dinero, que es independiente de nuestro trabajo, es un ejemplo de un ingreso pasivo. Y otros ejemplos de ingresos pasivos son las rentas, producto de inversiones en bienes raíces e instrumentos bancarios.

Obtener ingresos pasivos se asemeja a la recolección de frutos de un árbol que previamente sembramos y cuidamos con dedicación. <u>No es dinero que generamos por no hacer nada, sino que es dinero que obtenemos por haber hecho algo minimo</u>. Y podemos disfrutar de dicho ingreso, mientras nos dedicamos a otras actividades, lo que representa una ventaja.

Hay varias formas de generar ingresos pasivos, sin que ello implique una gran inversión inicial. Algunas son clásicas como el alquiler de inmuebles, otras más novedosas como <u>las relacionadas con Internet</u>. Así que todos podemos elegir la que más nos convenga de acuerdo a la cantidad de remuneración que esperemos recibir, en qué tiempo, y lo rentable que sea al momento.

10 ingresos pasivos que ayudarán a hacer dinero adicional

1) Alquiler de espacios físicos

Si disponemos de algún espacio subutilizado en la vivienda, podemos alquilarlo para generar ingresos extras. La forma más común es el alquiler de habitaciones con derecho a servicios básicos, aunque ello signifique compartir la morada. Otra manera habitual es el alquiler de espacios como depósitos de mercancía o enseres.

En caso de que vivamos en una zona de uso comercial o de oficinas, podemos arrendar espacios de coworking. Siempre habrán emprendedores que necesitan un lugar relativamente económico para iniciar sus proyectos o reunirse en la comodidad de unas instalaciones acondicionadas con servicios extras, como cafetines con zona Wi-Fi.

2) Invertir en criptomonedas

El mercado de las criptomonedas es uno de los más atractivos a nivel mundial y, en general, se encuentra en alza. Aunque para muchos pueda parecer un mercado inestable e inseguro, se pueden ganar ingresos pasivos muy interesantes a través de varias maneras diferentes, pero las menos complejas son dos. La primera es a través de la compra de criptomonedas, ya que frecuentemente se están revalorizando su precio. La segunda es a través de la minería de criptomonedas, que puede hacerse desde el ordenador personal o en minería en la nube.

Respecto a la segunda opción, hay en Internet diferentes páginas que ofrecen esa oportunidad. Entre las más usadas están Hashflare y Genesis Mining. Existen muchas páginas más, pero siempre <u>debemos verificar previamente su reputación en Internet, para evitar estafas</u>.

3) Crear un blog

Tener un blog propio que posea un tráfico adecuado, es la mejor plataforma para generar ingresos pasivos. Podemos combinar en el blog distintos métodos que nos permitirán obtener interesantes recompensas monetarias.

El método más empleado es alquilar parte del blog para la publicación de anuncios a terceros. Podemos arrendar directamente a los interesados, en cuyo caso se requiere un proceso inicial de mercadeo, o hacerlo de forma indirecta mediante el uso de plataformas como <u>Google AdSense</u>, lo que resulta más sencillo.

Otra forma de ganar dinero con un blog, es redireccionando el tráfico del sitio web propio hacia las páginas de los clientes. Esto se logra, por ejemplo, desarrollando un tema general en el que se recomienda un producto o servicio del cliente. Todo ello respetando las buenas prácticas y la ética del SEO.

4) Trabajar con marketing de afiliados

Algunas tiendas trabajan con un sistema de marketing de afiliados. Bajo este sistema, nuestro trabajo es referir potenciales clientes a esa tienda, y por cada compra que realice un referido recibiremos en compensación un pago.

Podemos usar las redes sociales o nuestras propias páginas como medio para hacer las referencias. De esa forma, serán esos medios los que hagan el trabajo por nosotros y los que nos permitan obtener algunos ingresos pasivos.

5) Crear cursos online

Para los que tienen alguna habilidad o conocimiento especial, existe la opción de crear cursos en línea. Aunque originalmente generar un curso implica dedicación y esfuerzo, pero una vez culminado podrá replicarse una y otra vez. Y cada vez que se replica, significa ganancias para el autor.

Hay diferentes plataformas donde no sólo podemos publicar los cursos, sino encontrar asesoramiento de cómo hacerlo. Classonlive y Bigmarker son dos de las más generales y fáciles de usar, por lo que son ideales para iniciarse.

6) Vender plantillas y herramientas online

Si tenemos habilidades en el uso de algunos recursos digitales, podemos utilizarlas para generar ingresos pasivos. Por ejemplo, crear widgets, plugins, diseños y plantillas para sitios web, con la finalidad de venderlos.

Hay cientos de plataformas donde podemos vender estos productos. Usando algún buscador web, podremos ubicar la que más convenga según el tipo de producto ofertado.

7) Escribir libros digitales

Si se posee habilidad para la escritura, esta resulta una interesante opción. Eso sí, para tener éxito es necesario que realicemos un trabajo de calidad y una edición profesional. También el uso de un lenguaje neutro, que sea entendible por la gran mayoría de los parlantes del idioma empleado.

Hay tiendas en Internet que se encargan de la publicación y venta de estos artículos, a cambio de una parte de la ganancia. Por ejemplo, la tienda Kindle Direct Publishing ofrece hasta un 70% de las regalías por ventas de libros digitales. Ella brinda herramientas útiles para la publicación de los libros, y un mercado de millones de potenciales lectores.

8) Vender fotos de stock

El uso de imágenes como elemento principal en la transmisión de mensajes en Internet está en auge. Debido a esto, hay un mercado para el uso de imágenes de terceros a cambio de pagos por unidad o por sucricipción. Las relacionadas con eventos que generan alta cobertura noticiosa son las más codiciadas, aunque las asociadas con paisajes, edificaciones y monumentos icónicos también tienen mucha demanda.

Los interesados en esta opción, tienen disponible páginas como Istockphoto y Fotolia. Allí se puede exhibir el portafolio de fotografías, y vender sus derechos de reproducción a interesados.

9) Alquilar perfil en redes sociales

Las redes sociales se han convertido en un medio ideal para el mercadeo. Por eso, los perfiles de estas redes con muchos seguidores, pueden ser de interés para las empresas publicitarias.

Las formas de generar ingresos pasivos con un perfil de red social son variadas. Puede alquilarse por temporada, durante la cual quien arrenda tendrá total derecho sobre su uso, a cambio de un pago. También se puede colocar publicidades en alguna parte del perfil o establecer contratos con patrocinantes para ser imagen directa de sus marcas.

10) Abrir depósitos remunerados

No podemos olvidar esta clásica opción, perfecta cuando tenemos la necesidad de ahorrar con determinado fin. Determinados instrumentos bancarios permiten colocar nuestro dinero, y recibir como recompensa una remuneración, llamada <u>interés</u>.

En definitiva, los ingresos pasivos nos permiten obtener fuentes de dinero alternativas al salario. Actualmente hay muchas oportunidades para obtener ese tipo de ingreso. Están las formas clásicas, como las rentas por alquiler y los intereses por depósitos bancarios. Y otras más nuevas, basadas en las oportunidades que brinda Internet, y en la inversión en criptomonedas.

ACERCA DEL AUTOR

Pedro Alejandro Acosta

Ingeniero y profesor universitario entusiasta de las palabras. Redactor freelancer.