La noche de Halloween es una de las fiestas más anglosajonas y celebradas del año y por eso es la noche perfecta para hacer algo que a muchos de nosotros nos encanta: disfrazarnos. Es una oportunidad para, por una noche, interpretar a nuestros personajes favoritos, o a los más tenebrosos. Los disfraces para Halloween son un gran símbolo de la Noche de Brujas, además de las oscuras y tenebrosas decoraciones.

Sin embargo, a veces estamos tan obsesionados con tener el disfraz perfecto, que no nos damos cuenta de lo que llegamos a gastar en él, llega a costarnos más que la decoración y los dulces. Pero no, eso no tiene por qué ser así. No es necesario gastar mucho dinero para poder disfrutar de la noche de Halloween, si siempre tenemos la opción de hacer nuestro propio disfraz. Y aquí les enseñaremos cómo.

¿Cómo hacer disfraces para Halloween?

Es mucho más sencillo de los que parece. Lo mejor de esto es que podemos emplear cualquier cosa en nuestros hogaresque nos resulten útiles o, en tal caso, pedirlas prestadas. Para hacer nuestro propio disfraz, podemos usar ropa vieja, maquillaje, pintura, telas viejas, y muchas otras cosas. La idea es disponer de cualquier cosa que encontremos y transformarlo en parte del disfraz con la ayuda de la mejor herramienta: su creatividad. En tal caso de que no seamos las personas más creativas e imaginativas, no todo está perdido, siempre podremos acudir a los famosos tutoriales do it yourself (DIY).

A continuación, veremos algunos ejemplos.

1) The Joker

Sí, ser Batman es bastante genial, pero ¿qué hay de disfrazarse de su más grande enemigo? Es uno de los villanos más populares de los comics, además estar entre los más icónicos. Todos aprovechan Halloween para vestirse de héroes, pero ¿no sería divertido ser el villano por una noche? Este es uno de los disfraces de Halloween más fáciles para hacer, tanto para adultos como para jóvenes. Solo necesitaremos de:

  • Maquillaje de payaso.
  • Spray verde para el cabello (fácil de quitar).

El personaje es muy popular por vestir un traje de color morado y verde, pero eso no es imprescindible. Es uno de los disfraces más económicos que puede haber, además, de que es bastante genial. Solo asegurémonos de no meternos mucho en el personaje.

2) Zombie

Un clásico de clásicos, lo mejor de este tipo de disfraz, es que no tendremos que preocuparnos por que otra persona se disfraces también de lo mismo, recordemos que cada zombie es único, solo debemos asegurarnos de ser los que causan más miedo. Hacer nuestro propio disfraz de zombie es muy sencillo y fácil, no será necesario salir de casa. Lo único que necesitaremos es:

  • Maquillaje.
  • Pintura roja.
  • Ropa vieja.

Solo apliquemos algo de maquillaje para darnos un tono blanco y demacrado en la piel, empleémoslo también para, junto con la pintura roja, darnos toques sangrientos, como manchas de sangre y horrendas heridas. Por último, desgarremos la ropa vieja, para que parezca destrozada y andrajosa. Hagamos de nosotros mismos un zombie digno de The Walking Dead, pero tengamos cuidado, los cerebros pueden causar acidez.

3) Los 70’s

A veces, el mejor disfraz de Halloween no requiere disfrazarse de un personaje en específico. Podemos probar con simplemente, volver en el tiempoy vestirnos como solían hacerlo las personas del siglo XX. Una de las cosas que destacan a las décadas de los 60 y los 70 es la forma en que se vestían las personas. En el caso de que estemos pensando en un disfraz de hippie, solo necesitaremos de:

  • Una camisa blanca.
  • Pintura para telas.
  • Anteojos redondos y con lentes de color.

Nuestro estilo ha de ser colorido, por ellos una camisa blanca que podemos pintar será el mejor elementos del disfraz, el diseño siempre podemos buscarlo en internet y rehacerlo lo mejor posible, los lentes redondos y quizá un peluca sin duda ayudarán a darnos ese estilo de amor y paz. No olvidemos hacer el símbolo de paz con las manos, será nuestra mejor arma para conseguir dulces.

Esto aplica para cualquier época, podemos vestirnos como unos roqueros de los 80’s o ser unos gánsteres dignos de los 60’s. Todo dependerá de nuestros gustos.

4) Vampiro

¿No es algo cliché? Quizá. ¿Es un disfraz fácil de hacer y económico? De los mejores hechos en casa. Además, las personas aman los vampiros. Para eso solo necesitaremos de:

  • Colmillos falsos.
  • Sangre falsa.

La vestimenta será lo de menos, los vampiros pueden ser de cualquier época y vestirse como cualquiera, pero la clave está en conseguir unos colmillos que les causen terror a las personas y si podemos incluir algo de sangre falsa en la boca, mucho mejor. Aunque deberemos contener el impulso de morder a alguien, quizá no se lo tome muy bien.

Es uno de los mejores disfraces de Halloween que podemos hacer para nosotros mismos, o incluso los niños.

5) Jason, de Viernes 13

La noche de Halloween es una de las mejores oportunidades para dar vida a los personajes más icónicos de cine de terror. Jason es uno de los más populares y terroríficos, seguro debe ser por lo difícil que resulta matarlo. Solo nos hará falta:

  • Máscara de hockey.
  • Un machete falso.
  • Ropa vieja

Con la máscara y el machete falso ya será más que suficiente, pero siempre podemos meternos mejor en el personaje si agregamos ropa vieja que podamos usar de manera andrajosa, quizá unas manchas de sangre falsa. Sabemos que Jason es difícil de matar, pero mejor no poner eso a prueba.

Solo porque queremos ahorrar algo de dinero no significa que no disfrutaremos de las festividades. Hacer nuestro propio disfraz para Halloween es más sencillo de lo que parece, y es divertido también.

También pude interesarles
>> Soluciones practicas para ahorrar dinero en una fiesta de Halloween
>> Los destinos más tenebrosos para Halloween
ACERCA DEL AUTOR

Nicolás Requena

Ingeniero electrónico y joven escritor en formación. Aficionado de los libros de ficción y terror, la música y la tecnología Blockchain, me estoy educando en el mundo de las criptomonedas y las plataformas. Alguien de pocas palabras.