Muchas veces no se toma en consideración la importancia que tiene la piel para el organismo y la salud. Resulta que su función es vital y mantener una hidratación adecuada para cada tipo de piel es algo que no puede ignorarse.

Existen muchos factores externos que pueden llegar a afectar la salud la piel. Desde el clima, la humedad, cambios de temperatura, el estrés, tabaco, y hasta la alimentación. Estos y otros agentes pueden perjudicar la salud de la piel y, por ende, la nuestra.

Entonces, se puede decir que la piel es protagonista, desde brindar protección hasta reflejar la belleza de cada persona. Por eso, su cuidado es algo que no se puede tomar a la ligera.

Una de las mejores formas de mantenerla saludable es con una hidratación adecuada. Es común llegar a pensar que todas las pieles se hidratan de la misma forma, pero no. Cada una requiere un cuidado especial o de lo contrario se podrían causar lesiones.

Por ello, para saber cómo hidratar la pielcorrectamente, es muy importante conocer cada tipo.

¿Cuáles son los tipos de piel?

Existen cuatro tipos de piel: normal, seca, grasa y mixta. Para identificarlas, basta con conocer sus características, las cuales serán descritas a continuación.

1) Piel normal

También es conocida como “piel eudérmica”, quizás la piel ideal. Es aquella que se encuentra en total equilibrio, ya que no posee demasiada grasa ni es demasiado seca.

Dentro de sus cualidades, resaltan:

  • Suavidad al tacto.
  • Los poros resultan muy poco visibles.
  • No se le observan imperfecciones.
  • Cuenta con buena hidratación, lo que permite buena capacidad de adaptación a las diferentes temperaturas.

2) Piel seca

Este tipo de piel no cuenta con las grasas necesarias para mantenerse humectada. Por tal motivo, es muy propensa a perder la poca humedad que tiene a través de la transpiración. Este tipo de piel, es más común en mujeres que en hombres. Además, de ser una de las más frecuentes en las consultas dermatológicas.

Las principales características de la piel seca son:

  • Tiene una textura áspera al tacto y no con una sensación “aterciopelada”.
  • Se le observa una tez opaca y en muchos casos se observan manchas rojas.
  • En muchos casos, la persona tiende a sentir picor frecuentemente y también se pueden evidenciar algunos rasgos prematuros de envejecimiento.
  • Es muy propensa al enrojecimiento.
  • Carece de flexibilidad.

3) Piel grasa

Es evidenciada cuando hay exceso de sebo. Esto es producido por la abundancia de glándulas sebáceas o como se denomina “hipersecreción sebácea”. No solo se evidencia en la piel, también es común encontrarlo en el cabello. Este tipo de piel es uno de los más común durante un cambio hormonal. Sin embargo, puede ser producido por algunos fármacos o cosméticos que causan esta reacción en la piel.

Es frecuente que algunas personas evidencian acné leve o comedones en la cara, cuello, hombros, espalda o en el pecho de forma moderada. También hay casos más graves como pápulas o pústulas con piel roja e inflamada.

Dentro de las características de este tipo de piel se puede evidenciar:

  • Exceso de puntos negros o espinillas.
  • Brillo excesivo en el rostro.
  • Poros dilatados y ensanchados a simple vista.
  • Textura irregular de la piel. No hay uniformidad.

¿Cómo hidratar la piel según cada tipo?

Como se mencionó anteriormente, cada tipo de piel requiere un cuidado diferente ya que las características no son iguales. Por ello, es importante saber qué hacer en cada uno de los casos.

> ¿Cómo hidratar la piel normal?

Una de las cualidades de este tipo de piel es que cualquier tipo de crema le funciona. Sin embargo, es recomendable aplicar las que cuenten con textura normal o ligera para evitar el brillo durante el día.

Además, es bueno utilizar cremas hidratantes con protección solar en su fórmula para ayudar a prevenir manchas o rasgos de envejecimiento de forma prematura. Y también aquellas que contengan activos humectantes y emolientes para mantener la suavidad de la piel.

Por su parte, hidratar la piel con aloe vera es muy recomendable. Éste se puede encontrar en diferentes cremas y gel de muchas marcas en el mercado.

> ¿Cómo hidratar la piel seca?

Este tipo tiende a ser más sensible. Por ende, para hidratar la piel seca correctamente, se debe optar por texturas más cremosas y con efectos de larga duración para mantenerla humectada por más tiempo.

También, se recomienda usar cremas que contengan omega 3 y 6, ya que este componente nutre y suaviza la piel con efecto casi instantáneo.

Otra de las opciones para hidratar la piel seca es utilizar aceites hidratantes como lo pueden ser:

  • Aceite de almendras: rico en vitamina E.
  • Manteca de karité: es ideal para pieles secas o maduras.
  • Aceite de aguacate: es rico en ácidos grasos lo cual es ideal para recobrar la luminosidad y rejuvenecimiento del cutis.
  • Rosa mosqueta: un aceite que potencia la regeneración de la piel. Asimismo, es excelente debido a su alto poder cicatrizante que le añade un plus.

> ¿Cómo hidratar la piel grasa?

Si bien se puede pensar que al contener gran cantidad de grasa no es necesario hidratarla, no es así. Es necesario hacer para mantenerla saludable y protegerla de agentes externos.

Para hidratar la piel grasa, se recomienda emplear cremas con texturas más ligeras con efecto mate para equilibrar el brillo de la piel y balancear el sebo natural.

Si se desea aplicar aceites hidratantes, se recomienda emplear:

  • Aceite de jojoba: este tiene una textura similar al sebo natural de la piel y cuenta con un alto poder regulador.
  • Hidratar la piel con aloe vera: es también una buena opción. Además, se puede combinar el aceite de jojoba con un gel que contenga aloe vera para crear una loción equilibrada de excelentes resultados.

Algunas mascarillas para hidratar la piel

Quizás lo más común al momento de hablar de la hidratación de la piel es pensar en adquirir una crema, aplicar y esperar los resultados. Sin embargo, existen mascarillas para hidratar la piel que generar excelentes resultados y que son muy sencillas de hacer.

Uno de los aspectos diferenciadores de las mascarillas para hidratar la piel de las cremas tradicionales, es su potente efecto gracias a los principios activos. Por lo que su aplicación al menos una vez por semana, será un excelente complemento para una buena hidratación de la piel.

Existen miles de mascarillas que se pueden aplicar y obtener muy buenos resultados. Sin embargo, acá se presentamos una recopilación de algunas muy efectivas y sencillas para preparar en casa para hidratar la pielnaturalmente.

> Mascarillas ideales para hidratar la piel grasa

Existe una gran cantidad de ingredientes naturales que brindan un excelente resultado contra la piel grasa para mantenerla hidratada y hermosa.

  • Mascarilla de pepino y limón: Gracias a las propiedades de ambos, son efectivos para combatir las impurezas y reducir la grasa en la piel. Para crear la mascarilla, solo se necesita medio pepino, una clara de huevo y zumo de limón. Se mezclan los ingredientes en una licuadora hasta obtener una pasta homogénea y uniforme. Aplicarla en todo el rostro por 15 o 20 minutos y retirar con agua tibia luego del tiempo indicado.
  • Mascarilla de tomate: Otra opción para hidratar la piel naturalmente es con el tomate. Gracias a su alto contenido de vitaminas A y C, es un antioxidante poderoso con grandes beneficios para la piel. Para la mascarilla, solo basta con licuar un tomate bien maduro, avena y el zumo de un limón. Una vez se tenga una pasta homogénea aplicar por 10 a 15 minutos y retirar con abundante agua. ¡Piel suave y sin sequedad al instante!

Con aplicar estas mascarillas para hidratar la piel grasa una o dos veces por semana, los resultados comenzarán a observarse de forma progresiva hasta tener una piel radiante.

> Mascarillas ideales para hidratar piel seca

La piel seca, como se mencionó anteriormente, es más delicada. Por ende, los ingredientes a usar son ricos en vitaminas y minerales que le ayudan a recobrar la humedad fácilmente.

  • Mascarilla de plátano, avena y miel: Basta con machacar un plátano maduro, cuatro cucharadas de avena y una de miel para crear una pasta homogénea. Aplicarla en el rostro por 15 minutos y retirar con abundante agua tibia.
  • Mascarilla de plátano y aguacate: Machacar un plátano y un aguacate y añadirle un poco de miel hasta crear una excelente crema hidratante suave. Se aplica en el rostro por unos 20 minutos y luego se retira con abundante agua.

El cuidado de la piel es algo que no se puede pasar por alto. Basta con ser consecuentes con la higiene de la piel para lucir radiante y proteger el organismo de factores externos que afecten la salud.

Sin importar el tipo de piel que se tenga, basta con aplicar estos consejos y recomendaciones para mantener una hidratación de la pieladecuada.

También les puede interesar:
>>>Tips para que no te brille la piel de la cara
>>>Cómo reconocer cada tipo de piel
>>>Reglas básicas para el cuidado de la piel y rostro

ACERCA DEL AUTOR

Freddy Sánchez Tiso

¡Hola! Soy Freddy, Periodista de formación y creativo de corazón. Amante del cine, la música y la fotografía. Como persona graciosa, curiosa y extrovertida espero contagiarte de buenas vibras en cada uno de mis escritos. Que los disfrutes...