La literatura ha sido una herramienta que ha logrado darle vida a nuestros sentidos, trayéndonos historias increíbles y emocionantes que son difíciles de olvidar. Sin embargo, desde la aparición del cine en nuestras vidas, todo ha cambiado considerablemente. Y es que ahora podemos ver esas imágenes que antes solo eran posible en nuestra mente, incluso con la tecnología para animar las 3 dimensiones, haciendo que una historia mostrada en pantalla se vuelva más real.

En relación al género, hay quienes defienden las películas de terror, mientras que otros prefieren los libros de terror. Y eso es algo completamente comprensible, pues cada uno brinda distintas formas de adentrarse en la historia y despertar las emociones. Pero antes de decidir cuál es mejor, veamos:

Las diferencias entre leer un libro y ver una película


1) Factor tiempo

Claramente si lo que buscamos es experimentar una emoción momentánea y fugaz, debemos descartar los libros de terror. Una de las ventajas de las películas de terror es que solo basta de 90 o 120 minutos como máximo para conocer la historia y ponernos los pelos de punta, mientras que con un libro si bien el miedo puede durar un poco más, el tiempo que tardaremos en terminarlo será mayor y eso quizá pueda hacer que desistamos de leerlo. Pero solo entenderíamos que al ser pacientes, de seguir leyendo, el libro puede hacernos vivir un buen susto.

En una película de terror se puede sentir miedo desde el primer momento, mientras que en el libro pueden necesitar de al menos dos capítulos para poder comprender el contexto y todo lo que va sucediendo con los personajes. Cuya ventaja es que en este caso será más probable que empaticemos con los personajes del libro, porque podremos saber exactamente como se sienten, mientras que en la película tan solo se puede asumir. Pero la mayor parte de la trama se basa en los hechos, es decir, en lo que muestran las imágenes, dándole poca cabida a lo que puedan sentir los personajes, a menos claro, que estos lo expresen.

Por otro lado, leer un libro requiere de mucha concentración para poder captar toda la historia, pero claramente en una imagen pueden esconderse más de 1000 palabras encontrando que en un plano puede brindar más significado que un libro.

Un fotograma puede contener miles de imágenes que juntas crean un concepto que en un libro muchas veces puede ser difícil de describir. Si bien es cierto que leer es una actividad que requiere esfuerzo y tiempo, a diferencia de una película que resulta mucho más cómodo y rápido. Leer un libro nos conecta directamente con la idea original del autor, la verdadera historia y lo que desea transmitir, mientras que en un adaptación es probable que la idea original se pierda.

2) Efectos especiales vs imaginación

“…podríamos escuchar música, mirar una película, ver televisión o cualquier otra actividad que deleite alguno de nuestros sentidos y sin embargo, las mismas quedarían cortas a la intensidad que puede causar la lectura”. –Rosales

La lectura es un arte que brinda la capacidad de despertar la imaginación del lector. Para quién lee no hacen falta imágenes que muestren exactamente como es una escena, pues al leer la descripción de un paisaje es posible visualizarlo de la forma que hemos conocido hasta ahora. Por supuesto, esto nos lleva a algo muy importante, al punto de que cada persona puede imaginarlo de diferentes formas de acuerdo a su experiencia.

La lectura nos muestra mundos increibles que son comprensibles solo en la mente de quién lo imagina. Implicando que tengamos que hacer una interpretación de adentro hacia afuera, procesando lo que vamos leyendo y dándole vida en nuestro pensamientos.

Así, al leer una escena de terror, el miedo se profundiza porque podemos internalizarlo y vivirlo como si estuviéramos dentro de la historia. La descripción de un ser horroroso puede darle vida y despertar el verdadero miedo dentro de nosotros. De igual manera, al desarrollar la imaginación y tener que concentrarse en la lectura, es más fácil conceptualizar una idea del libro donde aporte mayor información de la historia.

Por su parte, el cine con los efectos especiales es capaz de llevar a algo real y tangible, esas imágenes que solo nuestra mente es capaz de crear. Un fantasma puede saltar directamente de la pantalla en cualquier momento y perseguirles hasta en los sueños.

El cine trabaja con lo real, mostrándonos la vida tal y como es, y ayudándonos a interpretar esa realidad a través de imágenes. Donde ese montaje y secuencia de imágenes cobran un solo sentido, sin dejar mucho a la interpretación. Dicho de otro modo, es un discurso o una idea muy personal que el director desea mostrarnos, su interpretación de los hechos.

Si a esto le sumamos, los efectos de sonido y la ambientación que brinda un película de terror, la experiencia se torna más vívida, porque al verla en una imagen el cerebro la procesa como real, haciendo que la historia cobre vida.

En este punto, se podría decir entonces que mientras que la lectura despierta la imaginación, el cine trata de interpretar una realidad. El libro puede crear mundo, mientras que las películas son capaces de mostrarlos.

3) Actores y personajes

Las películas tienen la ventaja de poder mostrar a sus personajes favoritos en la ‘gran pantalla’, haciendo que un personaje cobre vida a través de un actor y, aunque algunas veces puede ser un poco limitante en algunas escenas, resulta emocionante poder conectarte con lo que siente y hace.

A diferencia de las películas, en el libro los personajes a pesar de ser más activos, resultan en ocasiones irreales e intangibles, haciendo que la persona se pueda desligar de la historia.

Claramente, tanto las películas como los libros tienen sus ventajas y tener que decidir entre uno y otro parece un poco limitado, por eso abogamos a que las personas puedan disfrutar de ambos artes.

Existen diferentes formas de ver y conocer el mundo, y tanto las películas como los libros nos brindan la oportunidad de hacerlo. Es por eso que productores y directores han decidido darle una nueva visión a obras de famosos escritores como Stephen King, Mary Shelley, Bram Stoker, Edgar Allan Poe, y H.P Lovecraft, a través de la adaptación a la pantalla grande.

También les puede interesar:
>> Las 5 mejores películas para ver en Halloween
>> 5 Libros de Terror Indispensables para Todo Amante del Género
ACERCA DEL AUTOR

Alexandra Sánchez

Psicóloga, apasionada por las letras y la lectura. Disfruto escribiendo historias entretenidas y cautivadoras, así como encontrando nuevas maneras de ahorrar y emprender.