A muchos nos encanta la cocina. Es el momento en el que podemos preparar lo que nos gusta cómo nos gusta. Sin embargo, cuando estamos ahorrando dinero, o quizá pasando por un mal momento económico, los gastos deben de reducirse lo mejor que se pueda. Pero esto no se trata de renunciar a lo que necesitamos, sino de saber gastar, y tener algo de sentido común. Ahorrar resulta mucho más fácil de lo que creemos, incluso cuando llega el momento de cocinar. La clave está en comprar barato, pero siempre bien.

A continuación, aprenderemos los mejores consejos para ahorrar ese dinero que necesitamos, aun cuando se trate de preparar deliciosos platillos.

Formas de preparar platillos baratos

1) Cocinar a gas

Así de simple. Al cocinar con gas, estamos ahorrando más de un 30% de energía que con las modernas cocinas eléctricas. Si al final del mes las facturas resultan algo escandalosas, este simple consejo nos puede ayudar mucho para reducir esos números. Cuando se trata de ahorrar, cada centavo cuenta, además, el método tradicional no es tan malo.

Otra opción que puede servirnos, es la implementación de ollas a presión. No solo ahorraremos energía, sino gas, por lo que a la larga es una excelente idea para reducir las costosas facturas de energía y rendir el gas.

2) Comprar en temporada

Sí, sabemos muy bien cuanto nos encanta poder disponer de cualquier cantidad de ingredientes. Entonces, tenemos que estar conscientes de que si queremos comprar manzanas para un pastel, fuera de temporada, nos van a salir costosas. Es simple, si podemos apañárnoslas preparando nuestras comidas con las frutas y vegetales que están en temporada, las compras resultarán mucho menos costosas de lo habitual. ¿Cómo podemos saber cuáles son esos productos? Serán los más económicos en el supermercado. Las legumbres frescas siempre son una buena opción.

3) Darle más uso al congelador

Es totalmente lógico que, si en casa no somos muchas personas no es necesario preparar comida para un batallón. Sin embargo, preparar gran cantidad de comida y congelarla puede ser una muy buena opción para ahorrar recursos, como gas y energía, lo que se resume en ahorro de dinero. Tampoco hay que llevarlo a un límite, hay alimentos que, sin duda, saben mejor recién hechos, además de que no estaría bien congelar una pasta por tres días, a diferencia de una olla de sopa de pollo. Incluso cosas como una carne molida y croquetas de pescado pueden guardarse por días. Veremos cómo resulta más económico hacer comida en grandes porciones solo una vez, en lugar de preparar pequeñas porciones de la misma en diferentes momentos.

4) Variar las carnes

Incluso en las carnes tenemos opciones para ahorrar. Se trata de saber cómo gastar y que comprar. No siempre los mejores cortes resultan ser los mejores. Los filetes y las pechugas a veces pueden ser secos y duros, eso sin duda nos hace pensar en lo que gastamos en estos supuestos cortes finos. Siempre podemos probar con opciones más baratas, como muslos y carne molida, la mejor parte es que resultan ser bastante sabrosos. Por lo que caro no siempre quiere decir bueno y barato no siempre significa que la calidad sea menor.

Con el pescado es la misma fórmula, podemos darle una oportunidad a aquellos menos populares y que nunca hemos probado, pero que son muchos menos costosos. Lo mejor es que resultan bastante buenos.

5) Sacarle provecho a las frutas y verduras

¿La espinaca empieza a secarse y a perder el color? Preparemos una rica crema de espinacas. ¿Dos bananas se pusieron feas? A remover las partes con manchas y a la batidora, como resultado tendremos un sabroso batido que puede sustituir una comida. Si lo que queremos es ahorrar, la idea es sacarle el máximo provecho a las cosas. Por lo tanto, que nada se tire (pero siempre debe haber un límite). Las frutas y verduras que puedan verse algo feas todavía tienen oportunidad de cumplir su labor como alimentos, podemos hacer un buen caldo de verduras, unas cremas o incluso, usarlas para aliñar croquetas y otros platillos que sirven como acompañantes.

Ahora que ya sabemos algunos consejos que nos permitirán ahorrar dinero tanto en la compra de comida como en la preparación de la misma, es momento de ver un ejemplo. Conoceremos una receta que puede alimentar a una familia y, lo mejor, es que no es costosa.

Receta rica y económica

Tortilla de verduras

Esta receta puede prepararse para cuatro (4) personas.

Ingredientes:

  • 8 huevos (dos por persona).
  • 2 tomates.
  • 1 pimiento rojo y 1 verde.
  • Aceite de oliva.
  • Cebolla.
  • Cebollín y perejil.
  • Sal y pimienta.

Preparación:

Cortamos las verduras en tiras finas. Batimos los huevos, les añadimos el perejil y el cebollín (ya picados), y batimos nuevamente. En una sartén, colocamos los pimientos y la cebolla con una pizca de aceite. Después añadimos el tomate y finalmente, el huevo batido. Cocinamos hasta que se cuaje bien el huevo y después, le damos la vuelta para cocinar el otro lado. ¡Y listo!

El truco que tiene esta receta, es que las verduras pueden cambiarse, usando aquellas que estén en temporada (menos costosas). O en tal cosas, podemos usar restos de verduras ya cocinadas de otras comidas. ¿Ven por qué resulta mejor no tirar?

También les puede interesar:
>>> Maneras de ahorrar en la cocina
>>> Maneras de ahorrar dinero en la casa
>>> Cómo ser vegano sin quedar pobre
ACERCA DEL AUTOR

Nicolás Requena

Ingeniero electrónico y joven escritor en formación. Aficionado de los libros de ficción y terror, la música y la tecnología Blockchain, me estoy educando en el mundo de las criptomonedas y las plataformas. Alguien de pocas palabras.