Fotografía cortesía de @energepic.com de Pexels

Antes de comenzar, les diré esto: si ustedes son parte de esas personas que logran mantener sus presupuestos, mes tras mes, sin demasiada diferencia, les digo felicitaciones. Para mí, hasta ahora esto no ha sido tan fácil, y ya entiendo por qué. Al menos eso espero.

Por un tiempo hemos mantenido un presupuesto que al parecer es el ideal para cada uno de nosotros, es la receta perfecta de cómo nos gustaría gastar el dinero que ganamos (o regalarlo, guardarlo, invertirlo, lo que sea). Este presupuesto generalmente lo establecemos basándonos en los diferentes consejos que recogimos de diferentes sitios, y nos basamos en porcentajes que otros estipulan. Muchas veces estos porcentajes no se adecuan a nuestros ingresos y gastos, y no nos damos cuenta de ese gran detalle.

Después de un tiempo nos damos cuenta que ese presupuesto que gestionamos no nos funciona, ya que no podemos cumplir lo que allí indicamos. Ciertamente, esto no es el desastre, al menos no gastamos más de lo que ganamos, pero sin embargo no es lo que necesitamos, no nos funciona bien. Es hora de cambiar la estrategia.

Pregúntese ¿Por qué no puedo gestionar mi presupuesto? Comenzar un presupuesto no es algo difícil en sí mismo. Por otro lado, administrar su presupuesto diario con regularidad puede ser más complicado de lo esperado. Muchas razones pueden llevar al fracaso. ¡Pero buenas noticias, para cada presupuesto ineficiente hay una solución simple para implementar para tener éxito!

Errores que pueden hacer que tu presupuesto no cuadre

Aquí una lista de algunos errores que pueden hacer que les pueden ayudar a resolver y cambiar su presupuesto. Estamos seguro de que saben de lo que estamos hablando: están motivados, haces un seguimiento de sus gastos, recopilan sus ingresos fielmente, distribuyen todo en las casillas correctas y allí, BAM, no hay nada que funcione.

En resumen, aquí hay algunos errores y soluciones comunes.

1.- Su presupuesto no es realista

Un presupuesto es como una dieta: lo empezamos, estamos llenos de buena voluntad. Decimos no a los caramelos y papas fritas. La cosa es que no se puede comer solo 1000 calorías al día, no es suficiente.

A veces, cuando vemos los números en papel (o en la pantalla) da miedo. De repente nos damos cuenta de que gastamos mucho dinero en "pequeños cafés". No tiene sentido gastar $ 150 al mes en café. Pero lo cierto es que bajar de 2-3 café por día a nada, no funcionará. Lo ideal es reducir el presupuesto a un nivel aceptable (1 café por día laborable = $ 40) ayudará a administrar los gastosy deja un pequeño presupuesto para los hábitos.

La clave está en el equilibrio. A menos que se encuentre en una situación desesperada y no tenga otra opción, un presupuesto debe ser equilibrado entre gastos obligatorios (vivienda, teléfono, internet, comestibles básicos, gasolina para trabajar, etc.) y deseos (paquete de cigarrillos, celular, pago de un auto nuevo, gas para el ocio, restaurantes, tienda de comestibles "de lujo", dulces, etc.) Deben presupuestar esos gastos sencillos que a veces no nos damos cuenta y no los incluimos en nuestro presupuesto.

Puedo garantizarle que si pasa un mes rechazando todo y comiendo ramen para darse cuenta de que su presupuesto se está reduciendo, le llevará mucho tiempo volver a intentar la experiencia del presupuesto.

2.- Olvidaron registrar gastos e ingresos

Algunos gastos son mensuales, mientras que otros ocurren solo una vez al año o trimestralmente. Los ejemplos incluyen impuestos y cierto seguro anual. El mismo método también puede aplicarse a todos los eventos que ocurren una vez al año, como días festivos o de regreso a la escuela, por ejemplo. La fecha no cambia todos los años, sin embargo, muchos parecen abrumados por el gasto que conllevan estos eventos.

¿Recuerdan su factura por el registro de su coche? Sí, esa es la gran factura que les sorprende cada año. Este es el tipo de cosa que descarrila un presupuesto en 15 segundos. O llego la época escolar, y olvidaron presupuestar todo lo que necesitaban y lo dejaron para el último mes, y BANG muchas veces el presupuesto no les da.

A veces, nos olvidamos de estos gastos a la hora de preparar el presupuesto. Una solución sencilla para grandes gastos de este tipo, es crear un fondo. Simplemente pueden abrir una nueva cuenta de ahorros y depositan un monto mensual correspondiente al gran gasto dividido entre 12. Se entrega al año. De esta manera, tienen el dinero y pueden pagar rápidamente, ¡sin siquiera hacer un hueco en su presupuesto!

No solo hay grandes gastos, incluso los pequeños pueden doler cuando los olvidas. A menudo olvidamos lo que es variable y eso no siempre sucede a intervalos regulares, como medicamentos o estacionamiento pagado. No hay trucos de magia. Pueden crear un " colchón" de fondos o absorber sus gastos en el presupuesto (a menudo pasa en el presupuesto de gasolina). La desventaja es que muchos gastos pequeños pueden convertirse en un gran agujero.

Lo mejor es hacer el esfuerzo de predecirlos. Sí, aunque sea difícil. Por el contrario, pueden olvidarse de los ingresos. Es más fácil de administrar, pero aún pueden desembolsar un presupuesto cuidadosamente montado. Crédito fiscal de solidaridad, crédito fiscal para el GST, reembolso de seguros, dividendos, ingresos por intereses, todo lo que debe contarse para darles un trabajo, incluso ponerlo en ahorros.

3.- No revisan el progreso y no se fijan una meta

¿Por qué quieren manejar mejor sus gastos? ¿Cuáles son las métricas (medidas) de su éxito? Si siguen su presupuesto, pero no las consecuencias, espere a perder rápidamente el interés en la maniobra. Revisar su progreso de manera semanal es lo más recomendable y así verán que tan alejado o apegados a su presupuesto están.

Establezcan metas, es una excelente manera de controlar y manejar su presupuesto, dense una palmadita en la espalda cuando las alcancen y revisen sus estrategias cuando pase.

4.- Tienen un presupuesto demasiado complicado

Cuantas más categorías tengan, mejor controlarán su dinero. Pero cuantas más categorías tenga, más difícil será su presupuesto. Además, si eligen herramientas complejas para administrarlo, su presupuesto ya está a mitad de camino de la ventana.

Faciliten el control de sus gastos. Si solo tiene una factura para sus telecomunicaciones, ¿por qué separarlos en 3 categorías? Con el tiempo, puede refinarlos y refinar su presupuesto. Utilicen sólo las categorías que realmente son necesarias. ¡No exageren!

5.- No registran algunos de los gastos

Cuando pagan su tarjeta de crédito, ¿sale dinero de su cuenta? Bien adivinen qué. No es realmente un gasto. Es sólo una transferencia de dinero. Ustedes hicieron los gastos el mes anterior, son estos gastos los que se contabilizaron por primera vez. Si también calcularon el pago como un gasto, es como si los hubieran comprado dos veces. Podemos entonces "ignorar" el pago de la tarjeta de crédito. Sí, es contrario a la intuición, pero es así como cambiará su negocio.

Por otro lado, si tienen una deuda de crédito y realizan pagos, el pago de la devolución de la deuda es un gasto real y debe contabilizarse (y presupuestarse).

¿Conocen los pagos de seguros por servicios pagados en el pasado? Eso también se puede contar mal, especialmente si el gasto tiene lugar en el mes anterior. Si, por ejemplo, compra gafas por $ 250 el día 4 del mes y el seguro le paga $ 100 el día 24 del mes, su gasto neto para el rubro del presupuesto de "Salud" para ese mes es de $ 150. Usted indica el gasto de $ 250 y el reembolso de $ 100.

Pero, ¿qué sucede si los seguros solo le reembolsan el día 4 del mes siguiente? Dos opciones: calcule el reembolso como un ingreso para el mes o agréguelo a la partida del presupuesto de "salud" para el mes actual. Si ya que tienen un fondo de salud, simplemente lo depositan en la cuenta de ahorros y lo cuentan como ingreso (y gasto).

6.- El Síndrome del prójimo inflable

Es muy fácil sucumbir a este síndrome. Están en la oficina y todos salen para el almuerzo. ¡No quieren estar solos, así que pueden ir también, si ellos también pueden costearlo! Y bam, su restaurante de presupuesto está desactualizado.

Sus amigos compran una casa, un tanque nuevo, compran en Holt Renfrew. Usted también, ¿verdad? No tan rápido. No conocemos la situación financiera de quienes nos rodean. Su salario, su nivel de deuda, el respaldo de papá y mamá.

Miren su situación financiera y tomen decisiones basadas en ella, porque de lo contrario es demasiado fácil comprar cosas que no puede pagar o que no se ajustan a sus metas. Por supuesto, es divertido recorrer la ruta del vino con la pandilla, pero los $ 150 que ustedes acaban de gastar, son $ 150 que irán al viaje a Europa, que tanto desean.

7.- Calculan sus ingresos partiendo de los ingresos brutos

¡Oh, el error! Ocurre a menudo cuando hacen un presupuesto antes de comenzar un nuevo trabajo. Dependiendo de su tasa de impuestos, pueden haber sobreestimado sus ingresos en casi un 40%. Uch!

La solución más sencilla es esperar hasta que tengan los números correctos para hacer su presupuesto. Es lo mismo para los autónomos. Se recomienda que las personas que trabajan por cuenta propia reserven entre el 30 y el 50% de sus ingresos netos para pagar impuestos y otras contribuciones al final del año.

Si ustedes gana menos de $ 30.000 en ventas por año, pueden dejar a un lado el 30%. Con un ingreso neto de $ 80,000, póngalo en un 50% y quizás un poco más, en el mejor de los casos, tendrá ahorros acumulados para poner en sus RRSP. ¡Y no importa lo que hagan, recuerden que los impuestos que recaudan no son ingresos!

8.- Una herramienta incompleta o inapropiada

Un presupuesto debe dar una imagen precisa de la situación financiera de la familia. Si faltan ciertas cantidades del presupuesto, el presupuesto está incompleto y, por lo tanto, es inefectivo. Su situación puede ser complicada porque tiene varias cuentas actuales, algunos gastos se comparten y otros no, o utiliza muchos métodos de pago. Entonces, voluntariamente decidió excluir ciertas cuentas o gastos de su presupuesto para simplificar las cosas. ¡Mal cálculo! Independientemente de las razones que dificultan la implementación de su presupuesto, es necesario que encuentre un método, lo que le permite mostrar todos los ingresos y gastos de su familia. .

Como primer paso, intente simplificar la situación lo más posible agrupando todas las cuentas en el mismo banco, por ejemplo, eliminando algunos medios de pago que no utiliza, configurando débitos automáticos, etc. Luego involucre a los miembros de la familia en la creación del presupuesto familiar. Con dos, a veces es más fácil aclarar la situación y tener una visión general. También puede dividir los gastos de manera diferente para simplificar la administración de diferentes cuentas.

Finalmente, elijan el método para administrar su presupuesto que más le convenga. Algunos insisten en usar software sofisticado en línea mientras que otros son mucho más eficientes con una simple hoja y un bolígrafo. El método perfecto que funciona para todas las familias no existe. Encuentren el método que más les convenga.

¿Por qué no puedo gestionar mi presupuesto?

Otras ideas pueden explicar por qué no pueden administrar su presupuesto. Aquí hay una lista de razones…

  • Gasto demasiado, pero siempre tengo una buena razón
  • Siempre uso mi tarjeta de crédito, por lo que no me doy cuenta de cuánto gasto
  • Tan pronto como quiera algo, hago un crédito
  • No entiendo mis agios, pero pago mucho

Estudien estas ideas y también podrán encontrar la solución para poder gestionar su presupuesto de una manera eficaz. ¿Por qué no puedo gestionar mi presupuesto? ¿Encontraron el problema y la solución que necesitaban en este artículo? Si es así, compartan su experiencia en nuestras redes, ella puede ayudar a otros lectores.

¿Conocen alguna otra manera de gestionar su presupuesto que sea eficaz? Si les ha parecido útil y quieren estar al día con nuestras publicaciones, pueden seguirnos en Facebook, Twitter, e Instagram para más contenido como este. Por favor, no se cohíban en hacernos llegar sus sugerencias o preguntas sobre nuevos temas de ahorro. Somos un servicio gratuito y listo para atenderles.

También les puede interesar:

>>>Consejos para gestionar mejor tus finanzas personales

>>>5 buenas maneras de ahorrar dinero cuando viajas

>>>15 cosas increíblemente baratas que hacer antes de morir

ACERCA DEL AUTOR

Alicia Juárez

Contador Público de profesión. Ahora formándome como escritora, mamá de Jonathan y Roxi. Me encanta el cine, las Películas de Súper Héroes, acción y Terror. Amo las manualidades, el diseño y la decoración. Vivo la vida un día a la vez. ¡Ser feliz es una decisión!...