Si hay una bebida que se ha destacado en todo el mundo, a pesar de todas las culturas, es el café. Especialmente en la sociedad moderna, donde el café parece servir como la gasolina para los seres humanos, vía para socializar, e incluso una forma de arte. Unos simples granos tostados hechos bebida se han convertido en la base de nuestro día a día. ¿Y qué mejor manera de expresarlo que con las palabras del célebre compositor Johann Sebastian Bach?

Sin mi café de la mañana, soy sólo como una pieza dorada y seca de carnero.

Ahora, si le estamos dando tanta importancia a esta bebida, ¿no es importante también la manera en que la hacemos? Quizá algunos de ustedes prefieran solo el de sus cafeterías favoritas, de cadenas grandes como Starbucks o una pequeña al cruzar la esquina. Sin embargo, en muchas cocinas tampoco faltan las cafeteras, dispositivos que han llevado el café a las casas, donde las personas pueden preparar sus tazas cómodamente. Y, como todo el que sabe de cocina, conocerá que los aparatos que ahí se encuentran pueden ser difíciles de distinguir para aquellos que estén comenzando (por ejemplo, ¿son capaces de diferenciar la batidora de la licuadora y el extractor?), y que también hay que escoger bien antes de adquirir alguna. Entonces, para los que necesiten una cafetera nueva, o estén buscando la primera, les hemos preparado esta guía para que seleccionen aquella que les vaya a traer la mejor experiencia a sus vidas.

Qué buscar al comprar una cafetera

Antes de comenzar, deben hacer una nota mental sobre lo que están buscando. Existen muchos tipos de cafeteras, y cada una tiene una funcionalidad específica. ¿Qué significa esto? Pues qué tipo de café realiza, la cantidad que hace en una tirada, la velocidad en que la hace. Básicamente, su utilidad práctica. Y esto debe hallarse de manera personalizada, ya que no a todos les servirá perfectamente cada tipo. Por esto, también deben pensar en el uso que le vayan a dar, ya sea mucho o poco, y cuán involucrados quieran estar en el proceso. Además, el diseño es otro factor que deberían considerar, si quieren que esta máquina entre de manera armoniosa en sus hogares. Finalmente está, obviamente, la calidad de la cafetera, o sea, su durabilidad y garantía, pero esto entra ya en la marca específica que decidan adquirir.

Tipos de cafeteras


Cafetera de filtro

Esta también se conoce como cafetera americana o de goteo. La versión tradicional de esta cafetera es quizás la más usada en todo el mundo por su práciticidad, ya que tan solo basta colocar el café molido en el filtro de tela o papel y dejar un recipiente para que caiga cuando le agreguen agua. Sin embargo, esta vez nos referimos específicamente al modelo comercial, donde el café molido se vierte en el tanque de agua que lleva incorporado, que se calienta para que luego, como su nombre lo indica, gotee hasta la jarra que se encuentra en la parte de abajo. Usualmente, esta jarra lleva también una placa de calefacción para mantener la temperatura una vez esté servido, lo que es otra gran ventaja.

Además, pueden hacer de 8 a 12 tazas de una sola vez, solo que para lograrlo deberán esperar un buen rato, pues para llenar una taza se toma aproximadamente 10 minutos. Si usan filtro desechable, la sustitución puede ser cara, o si compran uno permanente, deberán limpiarlo después de cada uso.

Cafetera de Espresso

Para los que disfrutan del café fuerte e intenso, esta es la elegida. Calienta el café a la temperatura ideal de 90 °C. Y no solo hace espresso, sino que pueden preparar su café con leche o capuchino, mocha, macchiato, Americano, etc. Y es muy veloz, tomándose 30 segundos en preparar un shot de espresso. Sin embargo, las desventajas de adquirir esta cafetera, es que se ensucian rápidamente y requieren limpieza constante. Y si quieren varias tazas de café, deberán repetir el proceso cada dos tazas; y su tamaño es usualmente más grande que la mayoría de las cafeteras.

Cafetera de cápsulas

Ahora, esta cafetera se diferencia de las demás porque no utiliza café molido, sino cápsulas pre-envasadas. Unos pequeños contenedores con minidosis de café que se encuentran disponibles en muchos sabores, haciendo el proceso más rápido y cómodo. Este sistema permite que, al llenar el depósito de agua, tan solo tengan que insertar la cápsula en la ranura especial, pulsar un botón, ¡y listo! Tienen su taza de café sin tanta molestia. Pero, antes de que vayan a comprar todas las cápsulas que vean, algunas cafeteras sólo aceptan aquellas de su misma marca, y estas son más caras que el café molido. Además, sólo tienen un uso, o sea, no son reciclables.

Café para cada ocasión

Las anteriores sólo son los tipos más comunes, ya que siguen existiendo muchos más disponibles. Pero ahora ¿cómo saben cuál se acomoda más a ustedes? Respondiendo las siguientes preguntas:

  • ¿Saben mucho sobre café y quieren que cada taza sea como ustedes quieren? Entonces adquieran una cafetera de espresso semiautomática, que les permitirá controlar a mano el proceso.
  • ¿Hacen reuniones constantemente o siempre tienen invitados? Consideren entonces una cafetera de filtro automática con café molido. Podrán servirles a todos de una sola vez, y mantener el café caliente hasta entonces.
  • ¿Beben poco café o sólo quieren algo rápido y simple por la mañana? No hay mejor opción que la cafetera de cápsulas. Tazas individuales, con el sabor incluido, y muy poco esfuerzo.

Guiándose por estos tips, esperamos que puedan elegir una cafetera que se mantenga con ustedes por años, y que puedan ayudar a sus conocidos que estén pasando por el mismo problema. El café no solo sirve para despertarnos, también puede unir a la gente, siendo una parte tan integral el conocer de memoria cómo alguien bebe su café, porque eso es tomar en cuenta cada detalle de esa persona. ¿Y ustedes? ¿Cómo beben su café?

ACERCA DEL AUTOR

Isabel Rondón

¡Hola! Soy Isabel, una chica venezolana con una pasión por la escritura desde los 14 años. Amo escribir desde novelas (especialmente sci-fi) hasta los artículos que se encuentran en esta página. Espero que les gusten, y quieran seguir leyendo.