Fotografía cortesía de Laura Marques en Unsplash

El cuidado de la piel es una de las cosas que se debe tener presentes en todo momento. Mantenerla hidratada, protegerla del sol son algunas de las mejores formas de hacerlo. Si a esto, se le agregan rutinas de exfoliación con productos naturales o especializados, el resultado será magnífico.

Muchas personas tienen la costumbre de realizarse una exfoliación corporal con relativa frecuencia. Sin embargo, existen otras que no lo ven como una necesidad o simplemente pasan por alto los beneficios que esto trae por no saber cómo exfoliar la piel.

Exfoliar la pieles un proceso muy simple que se basa en la eliminación de las células muertas e impurezas a través de productos granulados que se restriegan en la piel, específicamente en la epidermis (capa más superficial de esta). Es un proceso muy sencillo de realizarse, tanto así, que además de lugares estéticos, puede llevarse a cabo en casa sin mayores complicaciones. Realmente, es una rutina de belleza que debería estar incluida con las rutinas de higiene de todas las personas.

No importa si es una exfoliación facial o corporal, los beneficios que se pueden obtener de ella son muchos. Aún así, se pueden seleccionar algunos que resultan imposibles pasar por alto y que valen la pena destacar.

Beneficios de las rutinas de exfoliación

  • Elimina las células muertas, permitiendo que la epidermis quede libre de suciedad e impurezas, dándole una mejor tonificación y ayudándole a recibir mejor rayos del sol.
  • Retrasa el envejecimiento, ya que al ser una limpieza profunda, ayuda a prevenir el envejecimiento cutáneo, activando la circulación sanguínea y favoreciendo la oxigenación de la epidermis.
  • Renovación de la piel a través de la estimulación del sistema linfático y la expulsión de toxinas por medio de los poros de la piel.
  • Mejora la apariencia devolviéndole la uniformidad y suavidad a la piel.

> ¿Cuáles son los tipos de exfoliación corporal y en qué consisten?

Dependiendo de las necesidades, existen diferentes tipos de exfoliaciones para ayudar a limpiar la piel de todas esas células muertas y estimular la producción de unas nuevas que le den mayor vitalidad a la piel.

Principalmente, existen tres tipos de exfoliación: química, física o mecánica. Cada una cuenta con características y cualidades únicas que dependiendo del nivel de limpieza que se quiera y de las necesidades los resultados serán mayores.

  • Exfoliación química o peeling químico: realizada a través de agentes químicos y preparados enzimáticos con la intención de eliminar capas de piel, que según su concentración será mayor la profundidad de limpieza.

    Principalmente, para este tipo de peeling, se emplean dos tipos de químicos:

  • Enzimáticos: empleados en pieles sensibles. Se realiza a través de enzimas extraídas de frutos tropicales como la papaya.
  • Ácidos: a base de células vivas que penetran hasta la dermis, por lo que no es recomendado para personas con pieles sensibles. Algunos de los productos empleados son el ácido salicílico, ácido glicólico, ácido mandélico , fenol y ácido retinóico.

> ¿Cómo exfoliar la piel de forma natural?

Como se ha dicho anteriormente, exfoliar la piel es muy saludable. Sin embargo, aplicar productos químicos puede llegar a resultar muy invasivo para el cuerpo. Por ello, existen exfoliantes naturales que resultan una muy buena alternativa.

  • Un sesión exfoliante con café es increíble. Gracias a su gran cantidad de vitamina E, magnesio y cafeína, se puede obtener una piel más tonificada y menos celulitis.
  • Para algo un poco más dulce, se puede hacer un proceso exfoliante con azúcar. Así es, un exfoliante natural por naturaleza. Es ideal para eliminar la piel muerta de los poros a profundidad.


Por si fuera poco, una mezcla exfoliante con azúcar le dará un brillo natural a la piel y dejará una sensación de suavidad que nadie querrá perderse. Lo mejor de la azúcar es que, además de encontrarse en cualquier hogar y ser muy accesible, es ideal para exfoliar cara, cuerpo o exfoliar labios. Y tampoco es necesario hacer un doctorado para saber cómo exfoliar la cara con azúcar, pues es sumamente sencillo: aplicar y estrujar con la yema de los dedos. Basta mezclarla con algún aceite esencial de preferencia, aceite de coco, de almendras o incluso con algún zumo cítrico como el limón, naranja, toronja, etc. para mejorar el efecto. Además de un poderoso efecto limpiador, dejará un aroma muy refrescante.

  • La exfoliación con sal resulta ser otra de las conocidas de la familia. Gracias a su gran cantidad de minerales, elimina las toxinas del cuerpo, células muertas y permite a la piel producir aceites naturales que evitan la sequedad y flacidez.

  • La exfoliación con avena es otra de las que mejores resultados brinda a la piel. Su alto contenido de vitaminas B1, B2 y E, calcio, hierro y fibra la hacen una combinación excelente. Por si fuera poco, ayuda a eliminar la piel grasa, reduce las irritaciones y lo mejor de todo es que resulta un excelente aliado para las pieles más sensibles gracias a que posee PH neutro.

> Recomendaciones antes de aplicar una exfoliación corporal

Se sabe que la piel es un órgano que elimina alrededor de 40.000 células muertas cada 28 días durante su proceso de regeneración. Sin embargo, al momento de realizar una exfoliación, por muy sencillo que resulte el proceso, es importante tomar algunas precauciones.

  • Al exfoliar la cara, si se padece de acné o piel grasa, no se recomienda una exfoliación recurrente para no desencadenar efectos secundarios como la producción de más cebo.
  • Al exfoliar labios hay que tener mucha precaución, ya que junto a los ojos, cuello y escote son zonas donde la piel es muy sensible. Para ello, existen exfoliantes más suaves que evitan la irritación o inflamación de esas zonas.
  • La piel debe estar húmeda. Es mejor colocar una toalla mojada en agua tibia y dejarla sobre la zona a exfoliar. Con el calor, los poros se abrirán y el resultado será mejor.
  • Si se tiene pensado visitar una playa o piscinas, se recomienda exfoliar con una semana de anticipación. Así se protegerá mejor contra los rayos UV, el agua salada, el cloro y ayudará a obtener un mejor bronceado.
  • Luego de la exfoliación, evitar la exposición inmediata al sol. De esta forma, se evitará la hiperpigmentación. Por su parte, se recomienda aplicar crema humectante y de ser posible con protector solar.

Para comenzar a gozar de una piel más radiante y saludable, aplicar rutinas de exfoliación con productos naturales resultará un excelente aliado. Es importante recordar que lo recomendable, es realizar el proceso de exfoliación al menos una vez a la semana. Dedicarse unos minutos al día para complacer nuestro cuerpo luego de una larga jornada, no solo es beneficioso para la salud, libera el estrés, mejora el autoestima y alimenta el alma.

  • Exfoliación física: Esta, se puede realizar de dos maneras: con láser (calor) o crioterapia (frío).

Con láser: Durante la aplicación, las células llenas de agua absorben la energía del láser y explotan para ir destruyendo capas de piel mala. Este tipo de exfoliación por lo general es profunda y se considera una cirugía, por lo que es aplicada anestesia para su ejecución.

Crioterapia: La piel es expuesta a un frío extremo, produciendo el mismo efecto que una quemadura por calor solo que sin ser tan dolorosa y más tolerable.

Tomar todas estar consideraciones en cuenta antes de aplicar algún tipo de exfoliación en la piel es fundamental, sobre todo si se trabaja con productos naturales. Es recomendable visitar a un dermatólogo en caso de alergia a alguno de los productos naturales.

También les puede interesar:
>>> Reglas básicas para el cuidado de la piel y rostro
>>> Cómo reconocer cada tipo de piel
>>> Tratamientos naturales y económicos para una piel radiante
ACERCA DEL AUTOR

Freddy Sánchez Tiso

¡Hola! Soy Freddy, Periodista de formación y creativo de corazón. Amante del cine, la música y la fotografía. Como persona graciosa, curiosa y extrovertida espero contagiarte de buenas vibras en cada uno de mis escritos. Que los disfrutes...