Fotografía cortesía de @Raxpixel en unsplash

La promoción en un cargo laboral es, de cualquier forma, un reconocimiento a la labor desempeñada con anterioridad. Es el fruto de un esfuerzo. Un logro. Una recompensa.

Tradicionalmente se había pensado que solicitar una promoción era mal visto por el jefe y, en consecuencia, se generaba una predisposición a su correspondiente rechazo. Sin embargo, también era común ver cómo algunos colegas obtenían su promoción mientras la propia se mantenía en la espera.

Actualmente, en estos tiempos de cambios, no se suele esperar esa promoción, sino que se solicita o se concursa por ella. Ya los supervisores no ven con malos ojos que un subalterno le solicite una promoción y en algunos casos hasta lo prefieren porque han canjeado el sistema de evaluación y selección por el de postulaciones.

A continuación veremos algunos tips interesantes para hacer esa solicitud de promoción.

1) Preparación para la promoción

> Identificación del nuevo cargo

¿Cuál es el cargo aspirado? ¿El del supervisor? ¿En otro departamento? ¿En otra empresa? En el caso de hacer carrera como empleado.

¿O tal vez como autónomo o emprendedor? En el caso de tener metas y objetivos distintos

Dependiendo de las aspiraciones que se tengan, así ha de ser la preparación. Es obvio. No pueden seguir preparándose como contadores o vendedores si desean una promoción al departamento de Tecnología Informática.

Si se desea una promoción (o auto promoción, en estos casos) como autónomo, aparte de prepararse en su área, también deben prepararse, por lo menos, en el manejo y lanzamiento de la marca personal o si lo que se desea es emprender un nuevo proyecto en una economía emergente, se deben preparar en el movimiento de las startups.

Como puede observarse, la preparación para la promoción depende de la promoción deseada.

> La preparación para el nuevo cargo es constante

¿Cuándo comienza la preparación para esa próxima promoción?

Pues comienza desde que se llega al cargo actual. Desde que se comienza en el cargo el aspirante debe comenzar a prepararse para su próxima promoción y la mejor manera es hacer su mejor desempeño posible todo el tiempo. Aunque parezca mentira, muchos supervisores no sólo evalúan los resultados, sino también la constancia y perseverancia.

Hay trabajadores que son talentosos natos y con un mínimo esfuerzo logran los resultados solicitados, mientras que hay otros que también los consiguen pero a base de trabajo constante. Tal vez ese talentoso sólo lo es en ese peldaño y pierde tu talento al ser promovido quedándose en un estancamiento. Por otro lado, el trabajador constante posiblemente se destaque en su nuevo cargo porque hace lo que mejor sabe hacer, esforzarse.

2) Recomendaciones para solicitar la promoción

> Elegir el momento adecuado

El momento para hablar con jefe acerca de la promoción debe ser elegido de forma adecuada. Ser inoportuno en ese caso es arrancar con mal pie. No es recomendable se haga mientras camina por el pasillo, toma su almuerzo, está en un break o alguna reunión informal con sus colegas

Esperar a que haya un ambiente de “buena vibra” es muy recomendable. Puede ser después de una reunión en la que se hayan mostrado resultados favorables de alguna gestión, cuando se haya logrado una cuenta o en momentos más personales del jefe como en los días previos a salir de vacaciones. Siempre hay que evitar en todo momento los tiempos difíciles del departamento o la empresa.

También es importante el sitio en que se de esa conversación, solicitando una entrevista con el jefe, en la oficina y a solas. Hay que pedir el espacio de tiempo. Después de todo, es algo bien serio lo que se va a discutir.

> Preparar la solicitud de promoción

Imagínense el siguiente diálogo:

  • - Jefe quiero creo que deberían darme una promoción
  • - Entiendo señor Gómez. Dígame, ¿por qué desea esa promoción? ¿Está preparado para eso? ¿Cree estar capacitado?

De veras que debe ser un poema la cara del Sr. Gómez si no es está preparado para argumentar su solicitud.

Al momento de solicitar la promoción laboral se debe tener la documentación de soporte, no necesariamente para ser presentada como un informe, sino para dejar ver que se está preparado para ello.

Debe poder responderse al por qué de la solicitud indicando los aportes a la empresa y los logros de ésta derivados de ese aporte. Deben indicarse los objetivos cumplidos, los proyectos en los que se ha participado, nuevas ideas aportadas y, lo más importante, indicar cuán capacitado se está para ejercer el nuevo cargo.

> Actitud al hacer la solicitud

No hay que temer al momento de la reunión privada solicitada con anterioridad. Es importante mostrar tranquilidad y calma.

También hay que mostrar seguridad y confianza. Hay que transmitir seguridad en la solicitud que se está haciendo. Esa actitud demuestra, entre otras cosas favorables, lo preparado que se está para el puesto solicitado y los supervisores se dan cuenta de ello.

Hay que demostrar al supervisor que el aspirante es la persona ideal para el puesto solicitado.

Además de mantener una actitud positiva, es importante también estar preparado para recibir una respuesta adversa. Ante tal situación hay que evitar la frustración, mantener la actitud positiva y perseverar para alcanzar las metas. Tal vez, esa negativa sea la prueba final para ver el comportamiento del aspirante ante las adversidades.

Ante una situación adversa, con la mejor de las actitudes, consultar el por qué de la negativa, de la misma forma es que respetuosamente se solicitó. Esto con la finalidad de poner más empeño en mejorar, satisfacer las expectativas o, cuando se debe a razones ajenas al aspirante, saber aceptarlas para intentar nuevamente en el momento adecuado.

3) Lo que se debe evitar al solicitar la promoción laboral

  • No ejercer presión. Por ningún motivo debe presionarse al jefe para que conceda la entrevista privada, ni a que dé una respuesta en una fecha determinada ni a que dicha respuesta sea positiva. De hecho, esa presión puede dar pie a una respuesta desfavorable a la solicitud que se está realizando.
  • No exponer motivos personales. Las justificaciones que soportan la solicitud siempre deben hacer referencia a la organización, bien sea el departamento o la empresa. Nunca se debe hablar acerca de que hace falta más dinero para cubrir situaciones (personales tales como la compra de una casa nueva o la universidad de los hijos). Eso es importante a título personal pero no así para el jefe
  • No asumir que hay una sola verdad. Los puntos de vista del aspirante y del jefe son distintos y cada uno es poseedor de su propia verdad. En los grados de jefatura y supervisión se manejan niveles de información que no siempre están al alcance de los subalternos. Así como el aspirante puede ver que se han alcanzado los objetivos establecidos, desde la jefatura se puede apreciar que éste le falta algún grado de preparación o experiencia para ocupar el nuevo cargo.
  • No asumir la promoción como un hecho. Cuando se solicita una promoción pueden suceder dos cosas: se logra o no. Hay que estar preparado para el “NO”. No hay que considerar que se tiene total derecho a la promoción. Si el argumento es el tiempo que se tiene en el cargo actual, eso no significa que haya llegado el momento de ser promovido. A pesar que todo revés es incómodo, éste hay que asumirlo con hidalguía y postura. Siempre hay que mantener la actitud, luchar más duro, prepararse más y volver a intentar al estar más preparado.
  • No criticar, quejarse ni compararse. Bajo ningún motivo se debe fundamentar la solicitud de promoción en críticas a los compañeros de cargo, o quejas acerca de alguno ni mucho en comparaciones con respecto al grupo de trabajo. Eso sólo genera una impresión de capricho o petulancia ante el supervisior. Hay que centrarse se sí mismo y ser la mejor versión de sí mismo que se pueda dar. No hay que buscar el éxito basado en el fracaso de los demás sino en el mejor desempeño propio

Finalmente, luego de poner en práctica estas recomendaciones, les deseamos de todo corazón el mejor de los éxitos posibles y el logro de la deseada promoción. Siempre hay más donde buscar material acerca de este ema tan importante, pero recomendamos ampliamente este libro: Cómo ganar amigos e influir sobre las personas por Dale Carnegie. No sólo ayuda a conseguir una promoción sino a ser una mejor versión de sí mismo.

También les puede interesar:
>>> Estrategias efectivas para administrar el tiempo en el trabajo
>>> 10 claves para dejar una excelente impresión al iniciar el primer trabajo
>>> Maneras de motivar a sus empleados y crear un ambiente laboral sano
ACERCA DEL AUTOR

Germán Demey

Tengo un proceso de formación profesional en Tecnología de la Información de más de 30 años que me han permitido ir conociendo diversas áreas del mercado laboral, tales como comercio, manufactura, seguridad pública, salud, servicios, entre otras. También tengo unas cuantas canas que dejan ver que ya he cometido errores suficientes para hacer de ellos mi mayor salón de clases. Internet y el Marketing Digital son la nueva Revolución Industrial y seguirá en su avance con o sin mi. Por eso he decido estar presente a través de https://gdemeyweb.com.ve/, donde estaré siempre disponible para servirle. "El que no vive para servir, no sirve para vivir"