Según la Real Academia Española, el fracaso es “el malogro o resultado adverso de una empresa o negocio; un suceso lastimoso, inopinado y funesto; la caída o ruina de algo con estrépito y rompimiento; o la disfunción brusca de un órgano"...Pero eso es otro tema. Como puede verse, es un término con un significado lleno de una adversidad aplastante que puede perjudicar enormemente al empresario, pero “el empresario” sabe que el camino al éxito empresarial está lleno de factores contrarios, retos y hasta trampas, y al estar consciente de ello, también debe estar preparado por si llama a las puertas de su negocio.

Si llega este indeseado momento, <u>lo mejor que puede hacer el empresario es reaccionar rápidamente para reponerse</u> de ese revés y seguir adelante. Para ello se presentan algunas sugerencias para superar el fracaso empresarial.

Actitud positiva

De nada vale estar frente a un fracaso y echarse a llorar por eso, ¿por qué? Porque se pierde el tiempo. Lo indispensable es la reacción. Mientras no se reaccione, se permanece ante el fracaso. Un maratonista que sufre una caída no se queda lamentándose por los dolores. Se levanta y sigue adelante y va venciendo el dolor a medida que va avanzando. Aún con dolor sigue adelante.

Evitar el sentimiento de culpa

La culpa y la responsabilidad son cosas distintas. La culpa es negativa y la responsabilidad es positiva. Asumir la responsabilidad ante un fracaso es de gente seria y asumir la culpa es asumir una falta, un pecado, una infracción y eso no es lo que se desea para superar un fracaso.

Calma y reflexión

Hay que tomar el fracaso con calma, porque el fracaso obliga a tomar decisiones. Es momento de reflexionar para <u>entender lo que pasó y por qué pasó</u>, como también es momento de <u>analizar el impacto del fracaso en la empresa</u>.

Motivación y autoayuda

Se debe fortalecer la cultura empresarial mediante la lectura. Es tiempo de tomarse un tiempo. Hay que leer casos de éxito de grandes empresarios que hayan pasado por el fracaso antes.

Mantener el enfoque

Se debe <u>revisar cuáles eran los objetivos iniciales</u>, sacudirse el polvo y continuar adelante con la mirada fija en ellos. Tal vez haya que hacer modificaciones o cambios importantes en el camino pero <u>el norte siempre es el norte</u>.

Permitir la ayuda

Los fracasos suelen causar vergüenza y pesar, y por eso puede haber cierta intención de ocultarse en ese momento. Sin embargo, es la mejor ocasión para pedir ayuda. La carga es más suave si se comparte.

Aunque solo el que lo sufre es capaz de <u>medir la magnitud de su problema</u>, estos consejos funcionan para todos los casos y niveles de crisis. ¿Tienen el éxito garantizado? Puede verlo en muchas historias inspiradoras donde todos estos elementos han estado presentes y los protagonistas lograron superar las dificultades. No se tratan de trucos mágicos para asegurar el éxito, hablamos de actitudes que pueden ayudar a anteponerse al fracaso para encontrar la solución inmediata al problema. Y de allí partirá el éxito que atraigan a sus vidas. Recuerden que los mejores <u>empresarios utilizan la inteligencia emocional a su favor</u>.

ACERCA DEL AUTOR

Germán Demey

Tengo un proceso de formación profesional en Tecnología de la Información de más de 30 años que me han permitido ir conociendo diversas áreas del mercado laboral, tales como comercio, manufactura, seguridad pública, salud, servicios, entre otras. También tengo unas cuantas canas que dejan ver que ya he cometido errores suficientes para hacer de ellos mi mayor salón de clases. Internet y el Marketing Digital son la nueva Revolución Industrial y seguirá en su avance con o sin mi. Por eso he decido estar presente a través de https://gdemeyweb.com.ve/, donde estaré siempre disponible para servirle. "El que no vive para servir, no sirve para vivir"