La tasa de ahorro personal es uno de los principales indicadores de la salud de las finanzas personales. Permite determinar la proporción o parte de nuestros ingresos que dedicamos al ahorro. Mantener una adecuada tasa de ahorro significa poder enfrentar el futuro y los imprevistos con mayor disponibilidad de dinero. También que los ingresos se están empleando con prudencia, evitando los gastos superfluos e improductivos.

El paradigma de la frugalidad indica que es posible vivir feliz y plenamente sin caer en el consumismo excesivo. Luego, adoptando los principios de frugalidad en nuestras vidas, podremos aumentar fácilmente nuestra tasa de ahorro.

¿Cómo se calcula la tasa de ahorro personal?

Para calcular la tasa de ahorro personal es necesario conocer la totalidad de ingresos que generamos en un período. Hay que contemplar tantos los ingresos activos como los pasivos que tenemos en nuestro presupuesto personal, luego del impuesto. También determinar de la cantidad de dinero que ahorramos en ese mismo lapso de tiempo. Luego sólo falta dividir el segundo valor entre el primero, y representar la relación en porcentaje.

Por ejemplo, supongamos que el ingreso mensual es de $ 2,000, una vez descontados los impuestos. De esa cantidad, $ 250 se usan para el fondo de ahorro de emergencia, en alguna cuenta bancaria. Otros $ 150 se colocan en un instrumento de ahorro a plazo fijo, en determinada entidad financiera. Hay entonces un ahorro de $ 400 en los $ 2,000 ingresado, y la tasa de ahorros resulta del 20%.

> ¿Qué indica la tasa de ahorro personal?

La respuesta matemática a esta interrogante es directa: la proporción de ingresos que se dedica al ahorro. Es decir, una tasa del 20% indica que de cada dólar neto de ingreso, 20 centavos lo dedicamos al ahorro.

Adicionalmente, funciona como un indicador general de los patrones de gastos de rutina personal. Así una tasa de ahorro personal del 0% indica que la persona tiende a gastar todos sus ingresos. Y es casi seguro que en este caso, dicha persona esté incurriendo en una serie de gastos improductivos.

> ¿Cuál es la tasa de ahorro recomendada?

La mayoría de los expertos en economía indican que la tasa de ahorro entre el 5% y el 10%. El último estimado de este valor en Estados Unidos es del 7,2%, según publicación de The Wall Street Journal. Ello indica que el promedio de los estadounidenses está ahorrando una proporción adecuada de los ingresos.

> ¿Cómo se puede aumentar la tasa de ahorro?

La respuesta a esta pregunta la obtenemos fácilmente al analizar cómo se calcula este indicador. Debemos aumentar la proporción de dinero que ahorramos por cada dólar que obtenemos como ingreso neto (ingresos obtenidos menos impuestos).

Es importante comprender que aumentar nuestros ingresos no significa inequívocamente aumentar la tasa de ahorro. Siguiendo el ejemplo anterior, supongamos que aumentamos a $2,400 en ingreso neto, y mantenemos el ahorro en $400. Bajo esa nueva situación, nuestra tasa de ahorro será del 16,7%, menor que la original. ¿Por qué ocurre eso?, simplemente porque de los $400 que adicionamos al ingreso, ninguno lo dedicamos al ahorro.

Luego, es claro que sólo podemos aumentar este indicador si aumentamos la proporción de ingresos que dedicamos al ahorro. Y para ello, debemos modificar algunos patrones de consumo, que originan gastos que podemos erradicar o disminuir. Como previamente se comentó, adoptar algunos principios de frugalidad ayuda a racionalizar los consumos, y aumenta nuestra capacidad de ahorro.

¿Cuáles son los beneficios de una tasa de ahorro adecuada?

Si podemos mantener una tasa de ahorro adecuada por un largo período de tiempo, obtendremos algunos beneficios significativos.

1) Ayuda a racionalizar el consumo

La única forma de tener una adecuada capacidad de ahorro es que manejamos nuestras finanzas personales racionalmente. Y ello implica que realicemos consumos racionales, evitando los gastos improductivos si como los innecesarios. La filosofía del ahorro se va entonces fortaleciendo en nuestras vidas, hasta el punto de volverse un comportamiento natural.

2) Permite un crecimiento adecuado del fondo de ahorro

Está claro que a medida que mayor cantidad de dinero podamos ahorrar, dispondremos de mayor capital ahorrado.

3) Permite el desarrollo de habilidades financieras

Planificar un presupuesto, monitorear los gastos, relacionar los ingresos y egresos nos permite desarrollar una serie de habilidades financieras. Estas nos serán de mucha utilidad, sobre todo si ahorramos con la finalidad de invertir en un emprendimiento personal. Cuando llegue el momento de emprender, tendremos desarrolladas habilidades que nos enlazará al éxito financiero.

En resumen, la tasa de ahorro personal es un indicador de la actual capacidad de ahorro personal. Los expertos recomiendan que ahorremos constantemente una cantidad equivalente entre 5% y el 10% de los ingresos brutos. Con ello, además de disponer de un fondo de ahorros, podremos adquirir hábitos que nos permitirán mejorar las finanzas personales.

También les puede interesar:
>>> Cómo maximizar sus ahorros para el retiro
>>> Maneras de ahorrar a pesar de los bajos ingresos
>>> ¿Cuándo es la mejor ocasión para comprar auto?
ACERCA DEL AUTOR

Pedro Alejandro Acosta

Ingeniero y profesor universitario entusiasta de las palabras. Redactor freelancer.